EDITORIAL. AURORA BERNÁRDEZ. POR ZOÉ VALDÉS


Del Blog de Zoé Valdés

Conocí a Aurora Bernárdez en los años ochenta, me la presentó Saúl Yurkiévich. Era una pequeña y en apariencia frágil mujer, grandiosa por su inteligencia y por su sensibilidad, silenciosa.

Se le conocía por ser la viuda oficial de Julio Cortázar, pero ella era mucho más, una intelectual, traductora, ensayista de relevancia.

Hace unos años nos encontramos por última vez en la Maison de l’Amérique Latine de París, junto a Mario y Patricia Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Jorge Edwards, Toni Munné, entre otros. Fue conmigo tan amable como siempre. Gran dolor su pérdida. En paz descanse.

Zoé Valdés.