Miguel Caballero: “A Lorca no lo mataron ni por ‘rojo’ ni por ‘maricón’”


Presenta “Las trece últimas horas en la vida de García Lorca”

Miguel Caballero: “A Lorca no lo mataron ni por ‘rojo’ ni por ‘maricón’”


Ofrece nuevas revelaciones sobre la muerte de Lorca

Miguel Pato, 30 de junio de 2011 a las 13:41 Ocio y Cultura
Es uno de los hechos de la Guerra Civil que más han investigaciones ha incitado. Las circunstancias y el lugar donde fue ejecutadoFederico García LorcaMiguel Caballerorepasa en este libro las últimas horas del poeta tratando de derribar mitos hasta ahora dados por ciertos sobre el hecho.
Niega motivaciones políticas a favor derencillas familiares que datan de 1880 y para las que la Guerra Civil, como en tantos otros casos, fue la excusa perfecta para ajustar cuentas de forma sangrienta entre particulares.
Las trece últimas horas en la vida de García Lorca (Esfera de los Libros) desmiente muchos de los mitos dados por ciertos hasta ahora por culpa, como se explica en el libro de Miguel Caballero, de"una tradición oral desvirtuada y hambrienta".En esta entrevista en Periodista Digital este investigador cuenta que
"Los primeros que investigaron la muerte de Lorca llegaron a una España en la que se padecía hambre física y ofrecían dinero. Al pagar dinero el que no sabe, llega a saber. Esa tradición oral se va engordando e influye en todas las investigaciones hechas. En mi caso, llevo tres publicaciones sobre el tema en las que todo está basado en documentos."
Hace unos años aquellos errores derivaron en una excavación en busca del cadáver del poeta que fue un fracaso. A pesar de este fallo, Miguel Caballero subraya que no se debería desacreditar la obra de Ian Gibsonporque "sigue siendo el mejor biógrafo de Lorca".
"Pero en la época en la que él llegó a España (años 60-70) se fió de esa tradición oral que he mencionado y erró en las circunstancias de su muerte".
Con su libro, Miguel Caballero deja claro que no fue la política o su homosexualidad lo que le llevó a ser ejecutado. Este Cronista Oficial nacido en Málaga cuenta cómo lasrencillas y los odios entre familias rivales son causas de su detención y ejecución.
Con las familias rivales Lorca había dado motivos para el odio dedicándoles alguna pieza teatral que no les dejaba muy bien. A eso hay que sumar algún que otro escrito literario en que denunciaba las malas artes de la Guardia Civil que dieron pie a que las denuncias de los primeros fueran tomadas muy en cueta.

"Lorca no se podía imaginar ni era justo que las controversias entre familias tuvieran ese desenlace. Por eso es aun más cruel la muerte de Lorca. Él no era político ni estaba tan próximo a la izquierda como pudiera parecer."
"La izquierda se apropió indebidamente del personaje de Lorca. Desde el mismo momento en que lo matan, los medios de prensa de la época ya lo adoptan como un mártir cuando realmente no fue así. Eso ha hecho de que se tergiverse gran parte de su historia y su biografía. A Lorca no lo mataron ni por ‘rojo' ni por ‘marión'".