Berta Soler y las Damas de Blanco Zoé Valdés

Por Zoé Valdés Libertad Digital

Un grupo de Damas de Blanco en el exilio está pidiendo la dimisión de Berta Soler, líder de las Damas de Blanco en Cuba. Esto ha ocurrido a raíz de que otro grupo de Damas de Blanco en Cuba, al parecer instigadas por su líder, le diera un mitin de repudio a Alejandrina García de la Riva, una de las fundadoras de Damas de Blanco fundadora. Este mitin de repudio, desde luego, ha sido muy mal visto.
Yo no tengo una mala opinión de Berta Soler, quien sustituyó a Laura Pollán, la líder original de las Damas de Blanco, cuando esta murió en sospechosas circunstancias, al parecer envenenada por el castrismo. Creo que Berta Soler cumplió a cabalidad con sus funciones hasta el día en que liberaron al último preso político del Grupo de la Primavera Negra de Cuba, a partir de ese día Berta Soler debió renovar el trabajo de la organización, o reinventar la organización de las Damas de Blanco. No lo hizo y está pagando las consecuencias.

Por otro lado, los constantes viajes de la disidencia en los últimos tiempos han ido creando celos y suspicacias en relación a aquellos que son los que siempre viajan, los que no se bajan del avión, entre los que se encuentra Berta Soler. Esa actitud es producto de una sociedad enferma de envidia aunque, por otro lado, tienen razón: la viajadera de algunos lo único que ha conseguido es alterar el pulso de aquellos que se han quedado en Cuba, enfrentando al castrismo, sin ningún tipo de recursos y sin privilegios de ninguna índole.
Ya varias Damas de Blanco se habían ido separando de la organización para crear ellas otras vías de rebeldía, lo que yo encuentro muy saludable; mientras más alternativas existan para tumbar al régimen, más fuerte será la oposición.
Creo que Berta Soler debiera manifestarse y expresar su posición actual. No pienso que desde el exilio se deba exigir su renuncia, pero sí creo que desde el núcleo de las Damas de Blanco y desde su liderazgo deberían discutir y refundarse. Por el bien de un movimiento que es el más conocido internacionalmente y uno de los pocos que ha mantenido siempre una estrecha coherencia.