No hay Coca-Cola en Cuba, según… la Coca-Cola

La empresa insiste en que no ha autorizado a nadie para vender su producto en la Isla
Redacción Cuba Encuentro

Después de regresar a Birmania, tras sesenta años de ausencia, solo quedan dos. Cuba y Corea del Norte son las únicas naciones del mundo donde Coca-Cola no tiene presencia oficial.
Luego del anuncio de Estados Unidos de que se dispone a relajar las restricciones para inversiones, productos comerciales y servicios destinados a Birmania, Coca Cola anunció su regreso.
E hizo el anuncio poniendo énfasis en la capacidad de la compañía para abandonar mercados y regresar a ellos.
Por ejemplo, en 1949, Coca-Cola y otras compañías extranjeras fueron expulsadas de China por el gobierno comunista.

No obstante, tres décadas más tarde, en 1979, y luego de que se restablecieran plenas relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y China, Coca-Cola hizo importar, por tren, 20.000 cajas de su bebida emblema desde Hong Kong, entonces aún territorio británico.
La compañía residente en Atlanta, Estados Unidos, llevó a cabo en Cuba una de sus primeras aventuras comerciales en el extranjero, en 1906.
Luego de la llegada al poder a Fidel Castro, en 1959, su gobierno comenzó a nacionalizar las empresas privadas.
Pese a que, incluso entonces, unas cien compañías estadounidenses, entre ellas Ford Motor Co., obtuvieron licencias para operar en Cuba a través de subsidiarias, Coca-Cola liquidó y abandonó el país un año más tarde, de acuerdo a una información de BBC Mundo.
Si bien es cierto que Cuba creó sus propias variantes de refresco, como Son y Tu Cola, la gaseosa estadounidense circula en ese país de manera extraoficial, probablemente proveniente de terceros países, aseguran corresponsales de la BBC. La empresa insiste en que no ha autorizado a nadie para vender su producto en la Isla.
En cuanto a Corea del Norte, la multinacional embotelladora no ha operado jamás.
El país asiático también produce su propia versión de la bebida estadounidense.
Hay evidencia anecdótica de turistas que han encontrado la verdadera Coca-Cola en Pyongyang, no a la vista del público, y a precios exorbitantes.
Se afirma que esta bebida proviene de China, país con el que Corea del Norte tiene intercambios comerciales.