'The Washington Post': Los congresistas que visitan Cuba podrían ser explotados por la propaganda del régimen


'Los contactos oficiales no deben endulzar o dar legitimidad inmerecida a una dictadura dinástica, que sigue siendo una de las más represivas del planeta', dice. DDC

El diario estadounidense The Washington Post advirtió a los legisladores estadounidenses que visitaron Cuba la semana pasada que no son "inmunes a ser explotados por la maquinaria propagandística del régimen".
En un editorial, la publicación criticó que las dos últimas delegaciones que han viajado a Cuba —una de ellas encabezadas por la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi— se reunieran con altos dirigentes del régimen, incluido el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, pero no sostuvieran contactos con opositores.
"Ninguno vio a los disidentes de la Isla, muchos de los cuales ya se sienten comprensiblemente preocupados" de que el presidente estadounidense, Barack Obama, haya negociado con el régimen de Raúl Castro "por encima de sus cabezas".

El Consejo Editorial del periódico comparó la visita con la realizada en enero, antes de la primera ronda de negociaciones La Habana-Washington, por otro grupo de senadores, encabezados por Partick Leahy, que sí se reunieron con disidentes.
Indicó que la diferencia de actuación ha sugerido a críticos de la nueva política hacia Cuba la idea de que el acceso de los miembros del Capitolio a la Isla puede haber sido condicionada a que "eviten a los disidentes".
Añadió que tanto los miembros de la delegación de Pelosi como el grupo integrado por los senadores demócratas Mark R. Warner, Amy Klobuchar y Claire McCaskill negaron que existiera un arreglo de ese tipo.
Pero debe recordarse que el régimen de Castro sigue siendo el que permite o no la entrada a la Isla, lo que puede utilizar como "ventaja política y económica", alertó la publicación.
Los líderes políticos estadounidenses "harían bien en no sucumbir, o asumir", que una transformación en las relaciones económicas "estaría a mano", mucho menos una trasformación del régimen cubano, señaló el Consejo Editorial del diario.
"Los contactos oficiales no deben endulzar o dar legitimidad inmerecida a una dictadura dinástica, que sigue siendo una de las más represivas del planeta", agregó.
Consideró "demasiado iluso" el tono de las declaraciones de las delegaciones de senadores y congresistas que visitaron Cuba la semana pasada.
"Nadie, ni siquiera un visitante estadounidense con poder político, es inmune a ser explotado por la maquinaria propagandística del régimen; nadie es verdaderamente libre en esa Isla", advirtió The Washington Post. "Los legisladores estadounidenses deben comprender esto plenamente y comportarse en consecuencia", concluyó.