Castro arremete contra EEUU para mostrar su 'indestructible unidad' con Maduro

El dictador advierte en Caracas que Washington 'puede sacrificar la paz' en América Latina por razones de 'dominación y política doméstica'. DDC

El general Raúl Castro ratificó este martes en Caracas, donde se reúnen los países miembros del ALBA, el apoyo del régimen de La Habana al presidente venezolano, Nicolás Maduro, ante las sanciones de EEUU. "Estados Unidos debería entender de una vez que es imposible seducir o comprar a Cuba ni intimidar a Venezuela porque nuestra unidad es indestructible", sentenció.

Asimismo, el octogenario dictador calificó la orden ejecutiva del presidente estadounidense que declara Venezuela como una amenaza para Estados Unidos de "arbitraria, agresiva e infundada". Y añadió que, con la medida, Washington "demuestra que puede sacrificar la paz y el rumbo de las relaciones hemisféricas" y con América Latina "por razones de dominación y de política doméstica".
El dictador consideró la política estadounidense hacia Venezuela de "injerencista" y afirmó que históricamente se ha basado en la "doctrina Monroe", persiguiendo el objetivo de "ejercer la dominación y la hegemonía sobre nuestras naciones". 
Asimismo, Castro elogió la Revolución Bolivariana señalando que es "un hito extraordinario en la historia de Venezuela" y resaltó proyectos como PetroCaribe, "que ahora se pretende destruir para amenazar a sus estados miembros, someterlos a las trasnacionales petroleras y separarlos de Venezuela". 
En este sentido, el dictador indicó que quienes según él promueven esta situación "no se percatan que nuestros pueblos han decidido de manera irrevocable continuar su indetenible avance y batallar por un mundo mulipolar y justo, donde tengan voz, esperanza y dignidad los que fueron históricamente excluidos".
El general fue prolijo al acusar a Estados Unidos: "El imperialismo estadounidense ha ensayado sin éxito prácticamente todas las formas de desestabilización y subversión contra la Revolución Bolivariana y chavista. Quiere recuperar el control de la mayor reserva petrolera del Planeta y asestar un golpe al proceso integrador y emancipador que tiene lugar en nuestra América".
El general cubano subrayó que el régimen de La Habana respalda "la posición digna, valiente y constructiva de Nicolás Maduro" en este conflicto con los Estados Unidos. Remarcó que la posición de La Habana es "invariable" y mostró "absoluta lealtad a la memoria de Hugo Chávez, el mejor amigo de la Revolución cubana".
Como hizo meses atrás en la cumbre de la CELAC en Costa Rica, Castro reiteró que el régimen "no cederá ni un ápice" en la defensa de la soberanía y que los "colaboradores cubanos" en Venezuela van a permanecer en el país para actuar cuando sea necesario en beneficio del régimen chavista. 
Castro anunció que el régimen cubano asistirá a la Cumbre de las América para "defender estas convicciones" y a exponerlas "con firmeza, claridad y respeto".  Al mismo tiempo, el dictador avisó: "Rechazaremos toda tentativa de amenazar a Venezuela y la sociedad civil cubana será la voz de los sin voz y desenmascarará a los mercenarios que se presentarán allí como sociedad civil de Cuba y a sus patrones". 
Castro concluyó su discurso convocando "a todos los pueblos y gobiernos de nuestra América a movilizarse y a estar alerta en defensa de Venezuela".