Empresarios estadounidenses visitan centrales azucareros y cooperativas cubanas


¡Milagro!, estos al fin descubrieron un poco del agua tibia. La verdad que ya no tienen que publicar, o lo que es peor, esto es lo que hay que poner como si se tratara de los conflictos en el Medio Oriente.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Encuentran que el pollo y el cerdo son dos o tres veces más caros en Cuba que en EEUU y que una vaca de la Isla produce la octava parte de la leche que da una estadounidense. DDC

Rodeados de imágenes del Che Guevara y propaganda contra Washington, un grupo de empresarios agrícolas de Estados Unidos visitó este martes un central azucarero cerca de La Habana para "conocer sobre el terreno" el sector agropecuario de Cuba, que tiene en la mecanización uno de sus principales desafíos.
"Visité un central azucarero en Australia hace 30 años y ahora aquí en Cuba. Es como si el tiempo se hubiera parado", señaló a EFE Jaret Moyer, ganadero de Kansas.

A la entrada del ingenio 30 de Noviembre, y ubicado en San Cristóbal, actual provincia de Artemisa, fueron "recibidos" por fotografías del Fidel y Raúl Castro. En el recorrido se toparon con carteles con frases como "Morir por la patria es vivir" y llamados a la "guerra contra el imperialismo".
Los empresarios forman parte de un grupo de casi un centenar que llegó a la Isla el pasado lunes para buscar las oportunidades en el sector agrícola. Este martes se dividieron para visitar diferentes explotaciones agropecuarias.
Todos forman parte de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (USACC, por su sigla en inglés), una treintena de empresas alimentarias que promueve el levantamiento del embargo, en busca de vender libremente sus productos en Cuba.
"Todavía es pronto para hablar de posibilidades de negocio, de momento ésta ha sido una primera aproximación, para conocer más sobre Cuba. Y el azúcar es una de sus principales industrias", explicó Doug Keesling, que representa a la Comisión de Productores de Trigo de Kansas.
Consideró que hay potencial para el sector que representa, ya que en Cuba no se produce nada de trigo, "aunque no se trata únicamente de vender producto, sino de buscar beneficios para ambas partes", dijo.
El sector agrícola de Estados Unidos, un potente grupo de presión en Washington y el primero de gran envergadura que desembarca en la Isla para buscar negocios, ve con naturalidad la construcción de relaciones comerciales sólidas con Cuba, que no produce suficiente para autoabastecerse y cada año gasta 2.000 millones de dólares en importar alimentos.
Las oportunidades de negocio que los empresarios creen vislumbrar abarcan también el sector de las energías renovables.
"Es un viaje de aprendizaje, para entender cómo nos podemos llegar a conocer, ya que durante años no hemos tenido posibilidad de comunicación. Esperamos que surjan a partir de ahora un montón de oportunidades", dijo Nancy Heimann, propietaria de Enginuity Worlwide, una pequeña empresa de Missouri que produce biomasa a partir de los residuos de la actividad agrícola.
Rafael Rivacoba, director de Relaciones Internacionales de AZCUBA —la empresa estatal que controla la producción y comercialización del sector azucarero de la Isla—, se encargó de guiar a los visitantes.
Indicó que la intención de las autoridades cubanas no es exportar azúcar a Estados Unidos, "un mercado muy saturado", pero esperan que el eventual fin del embargo permita "el acceso a insumos más baratos, a tecnología y maquinaría", que la Isla necesita y ahora compra en mercados lejanos a precios elevados.
Más caro que en Estados Unidos
Otro grupo de empresarios estadounidenses, del que formó parte el exsecretario de Agricultura John Block, visitó a productores cubanos en Güira de Melena.
Block, que ahora cría cerdos en Illinois y es abogado en Washington, consideró "cuestión de tiempo" que la campaña de presión contra el embargo dé resultado. "Deberíamos haberlo hecho hace mucho tiempo", añadió, reportó la AP.
Una excepción humanitaria al embargo comercial aprobada en el año 2000 permite a algunos granjeros estadounidenses vender productos al Gobierno cubano. Tras años de ventas en declive, estados en su mayoría republicanos vendieron en 2014 unos 300 millones de dólares de alimentos a la Isla, especialmente pollo congelado y derivados de la soja.
Las autoridades comerciales y los agricultores estadounidenses creen que las compras de La Habana podrían alcanzar los 3.000 millones de dólares en los próximos años, si mejora la economía cubana.
"Hemos estado aquí y queremos quedarnos aquí", dijo Stephanie Robinson, directora de marketing y desarrollo del Departamento de Agricultura de Virginia.
Los cambios de Obama parecen permitir las exportaciones de material agrícola estadounidense a campesinos cubanos integrados en negocios gestionados por sus miembros, como la Cooperativa de Crédito y Servicios Primero de Mayo.
Las importaciones y asesoría de Estados Unidos podrían ayudar a mejorar niveles de producción que llevan décadas bajando. En el pasado, la Isla exportaba azúcar, tabaco y cítricos a Estados Unidos e importaba mucho arroz y otros bienes. Tras más de 50 años de planificación central, la producción agrícola cubana ha caído de forma drástica y el consiguiente aumento en los precios de la comida es la principal preocupación de muchos cubanos.
El Gobierno de Raúl Castro ha puesto en marcha medidas para suavizar el casi total control estatal sobre la agricultura, que incluyen la entrega de tierras ociosas en usufructo.
Cooperativas como la Primero de Mayo venden casi el 30 por ciento de sus cosechas en puestos urbanos a precios de mercado. Sin embargo, el 70% deben entregarlo aún al Estado, a un precio entre un 30% y un 50% por debajo del precio de mercado.
Los pagos del Gobierno suelen llevar retraso y el Ministerio de Agricultura controla la venta de suministros como semillas y maquinaria, que a menudo escasean o llegan demasiado tarde. La productividad es baja. Una vaca en Primero de Mayo produce en torno a una octava parte de la leche que produce una vaca estadounidense al día.
Los precios de la comida, especialmente para la carne, son abrumadoramente altos para un país donde el salario medio ronda los 20 dólares al mes. Los agricultores cubanos y estadounidenses compararon precios y encontraron que el pollo y el cerdo son dos o tres veces más caros en Cuba que en Estados Unidos.
Productos como las papas están controlados por el Gobierno y casi nunca hay existencias. Como si fueran drogas, algunos vendedores ambulantes las ofrecen fuera de los mercados.
"Si ese acercamiento se logra va ser muy, muy bueno para ambas partes", dijo José Manuel González García, presidente de la cooperativa Primero de Mayo. "Hay mucho optimismo en que realmente las cosas van a cambiar", añadió.
La delegación estadounidense cierra este miércoles su visita a Cuba.