LA TÍPICA DISCRIMINACIÓN POLÍTICA Y RACIAL A LA INVERSA PERO ESTA VEZ DENTRO DE LOS ALTOS NIVELES DEL PARTIDO DEMÓCRATA.

Por Ángel calzadilla 

Es más que obvio que la agenda destructiva de Barack Obama es cada día más abierta, cual disparo de bala de alto calibre a la sien, sin conmiseración, sin respeto a la logica de la convivencia moral y con mas impunidad que nunca por encima de todas las Leyes de los hombres y hasta voy a atreverme a decir que hasta por encima de las mismas leyes universales, 
No soy ni puedo por principio ser defensor de Hillary Clinton, porque está probado y mostrado en su hoja de vida, que ella es una connotada seguidora y practicante de la ideología marxista en todos sus contextos, muy aparte de que ella es de la casta filosófica de la manipulación , el engaño, el contubernio, el chantaje, el tráfico de beneplácitos, el fraude financiero y hasta la filosofía del crimen internacional si es necesario para ella mantener su status de ambiciones políticas. 

Por otra parte, hoy vemos que a cada instante la agenda de Obama y sus acólitos levantan la tarjeta racial cual chantaje, y que no es mas que una muestra fehaciente del resentimiento y el odio acumulado que no logran superar , aun cuando acudan los Domingos a la iglesia y se entreguen al amor de Cristo de la manera mas hipócrita e inaceptable. y que muy a pesar de que fué el partido Republicano quien desde el siglo XIX es el que luchó y obtuvo por un 100% del voto de sus representantes, la abolición de la esclavitud y los Derechos Civiles en los Estados Unidos de America, mientras el partido Demócrata votaba 0% a favor de las propuestas Republicanas, todos esos renegados a aceptar la verdad, son los que acusan al partido Republicano de ser racista y sobretodo anti afroamericano, lo que es totalmente incierto e inaceptable. No obstante, en su carrera desafiante y sin límites por el respeto humano, el Obamismo , que ya se perfila como una nueva ola ideológica y de poder dentro del partido Demócrata , esta vez ven a la Clinton, con todo y su marxismo , como una enemiga poderosa dentro de las propias filas del partido Demócrata , porque los acólitos de Obama, muy a pesar del historial deleznable que tiene a sus espaldas Hillary Clinton, no la ven como un elemento de la extrema y radical izquierda que permita a esa nueva ola obamista el poder perpetuar sus intereses y conservar el legado de Obama para que se repita como un ciclo sin fin lo que se ha instalado en la Casa Blanca desde Enero de 2008. No es necesario decir que los Clinton y los Obama no son trigo limpio y por resultado corresponden a un mismo tipo de harina, pero no del mismo costal. Los obamistas , como la Valerie Jarret, el Al Sharpton, el Jesse Jackson, el Farrakhan, la Ophra y otros tantos mas, piensan que una rubia ojiazul de Arkansas, nunca podrá enaltecerles sus principios de odio y destrucción de los valores de la Nación Americana, muy a pesar de que Hillary le sirvió a los intereses de Obama en el campo de la diplomacia internacional. Parece que desde que se filtró a los oídos de Barack lo que un día dijo Bill Clinton de el, no ha podido digerirlo ni olvidarlo y por ahí es que viene la guerra sucia entre ellos. ¿Que fue lo que dijo Bill? Pues casi nada, una frase que es muy normal escucharla cuando alguien se ríe de otro: 
" A mi Obama me lleva las maletas" 
Todavía debe de estar retumbando la frase en los oídos de Obama, pero ya la puñalada trapera política y racial a Hillary está dada. Me da igual que se maten entre ellos. Todo indica que algo muy oscuro se está tramando para que a última hora anuncien la postulación de Erick Holder y que ese sea el próximo candidato que se instale en la Casa Blanca mediante la misma maquinaria de corrupción e influencias que puso en ella a Obama. De ser así, entonces nos vamos a tener que despedir de USA. 
Responsablemente, Ángel Calzadilla.

New York Post