Periodistas oficialistas defienden en Washington que ejercen su trabajo libremente en la Isla

NOTA DE MAURA BARRABí :¿SERÁN PERIODISTAS O ENVIADOS EN MISIÓN INTERNACIONALISTA? UNA COMEDIA ESPECTACULAR, NO APTA PARA MAYORES DE 5 AÑOS
.....................................

Ninguno de los 12 enviados por La Habana a cubrir la rueda de prensa sobre la segunda ronda de conversaciones hizo preguntas. DDC


El régimen envió del 25 a 27 de febrero a Estados Unidos un grupo de 12 periodistas de medios oficialistas para cubrir la segunda ronda de conversaciones entre Washington y La Habana.
De todos ellos, ninguno hizo preguntas en la rueda de prensa oficial de Josefina Vidal —la diplomática habló con ellos de forma informal después en la Oficina de Intereses del régimen— y solo uno hizo un intento en la de Roberta Jacobson, pero se quedó sin hacerla por desconocimiento de los mecanismos del Departamento de Estado para repartir los turnos de pregunta.
Así lo explica El Tiempo Latino, para el cual algunos miembros de la delegación cubana hicieron declaraciones. En ellas defienden la independencia de su trabajo en la Isla, justifican el control  de los medios por parte del Gobierno ya que afirman trabajar "para el pueblo" y aseguran que nadie les dice lo que tienen que hacer.
El grupo, que trabajó desde una sala de prensa improvisada en un salón de la Oficina de Intereses Cubanos situada la calle 16 de Washington, incluyó a periodistas  de televisión, radio, prensa escrita y medios digitales. La mayor delegación de medios de comunicación cubanos que llegaba a Estados Unidos en décadas, según indicaron fuentes oficiales cubanas y los propios periodistas. 
"Pienso que estamos viviendo un momento histórico y me siento agradecida por tener la oportunidad de presenciarlo y comunicárselo a mi país", dijo Cristina Escobar, de la Televisión Cubana. "Hemos vivido la confrontación durante muchos años, no solo desde el punto de vista político, sino también mediático. Y ahora debemos desarrollar un nuevo acercamiento hacia Estados Unidos, contemplando la diversidad de este país, sus complejidades, y los diferentes puntos de vista que existen aquí hacia Cuba y el mundo. Además de [informar sobre] los asuntos domésticos y de cómo funciona el sistema político". 
Los otros medios de comunicación presentes fueron Granma y Juventud Rebelde, Radio Rebelde, la agencia de prensa con sede en La Habana, Prensa Latina, el servicio de noticias cubano Agencia de Información Nacional y el portal Cubadebate
Uno de los pocos periodistas cubanos destacado en Estados Unidos es Waldo Mendiluza, quien cubre Naciones Unidas en Nueva York para Prensa Latina. Los reporteros cubanos dijeron que los costos de mantenimiento de una oficina de prensa estable y las dificultades para conseguir visas profesionales han evitado una mayor presencia de medios de comunicación cubanos en Estados Unidos. Según fuentes oficiales estadounidenses no existe una política para negar las visas a periodistas cubanos, pero estas casi nunca se solicitan. 
Los periodistas justificaron la propiedad de todos los medios de la Isla por parte del la dictadura. "En Estados Unidos eso se interpreta como que yo trabajo para el Estado", dijo Sergio Alejandro Gómez, editor de noticias internacionales para Granma. “Para mí esto es trabajar para el pueblo”. 
Pero en este momento surgen cada vez más blogs independientes y medios extranjeros con más recursos económicos. 
"Tanto las autoridades como nosotros en los medios de comunicación entendemos de que no somos las únicas fuentes de noticias para la gente", dijo Escobar. "Y no pensamos que tenemos el control de la información. Sabemos que no es así. Y tenemos que luchar por la audiencia".
Escobar y Gómez, de 27 años cada uno, y Jorge Legañoa Alonso, de 32, subdirector de noticias de la Agencia de Información Nacional, son parte de una joven generación de periodistas oficialistas que se formaron durante la profunda crisis económica cubana de los años 90 después del colapso de la Unión Soviética. 
Aseguran que cuentan con libertad plena para ejercer sus funciones y que se les anima a criticar a las instituciones de Gobierno cuando estas no cumplen con su cometido. La crítica debe formularse siempre en el espíritu de mejorar el sistema cubano, no de cuestionarlo. 
“Necesitamos instituciones públicas responsables y la prensa cumple un papel fundamental”, dijo Escobar. “Estamos creciendo en ese camino, estamos aprendiendo”. 
Legañoa, cuya agencia proporciona contenido a los medios regionales cubanos, comentó que hace dos meses Gramma publicó una investigación que hizo su agencia sobre la situación de la economía cubana. El informe criticaba los problemas que había para la distribución de los productos agrícolas a los mercados.
"Muchos lectores nos comunicaron lo mucho que apreciaban que se hablara de esto", dijo Legañoa. 
Por su parte, Escobar contó que el presidente de la radio-televisión cubana le acababa de llamar a Washington. "Me pregunta qué voy a hacer, no me dice lo que tengo que hacer. Lo único que me pide es que lo haga rápido". 
Algunos periodistas salieron a las calles para entrevistar a personas sobre el tema de la apertura de relaciones diplomáticas. "Nadie tenía una postura negativa", dijo Legañoa. 
Los periodistas también hablaron sobre el actual proceso de acercamiento entre La Habana y Washington. "Soy realista, sé que los intereses son claros", dijo Escobar. "A Estados Unidos no le gusta el sistema que tenemos en Cuba. Y los intentos por cambiarlo no han terminado… pero no creo que esto sea una razón para no establecer relaciones diplomáticas. Debemos evaluar lo que queremos del otro. Cuba tiene mucho que ofrecer a Estados Unidos y [Cuba] necesita tener relaciones económicas con Estados Unidos".
No obstante, dijo, "hemos demostrado que no necesitamos a Estados Unidos para vivir. Estamos vivos. Hemos mantenido una revolución socialista durante 55 años, con problemas, pero con muchos éxitos". 
El viernes 27 de febrero, la delegación de prensa cubana ocupó la tercera fila de la sala de prensa del Departamento de Estado en Washington, DC. La periodista de NBC News Andrea Mitchell se acercó para saludarlos. Escobar le dijo que la admiraba mucho.
Los periodistas cubanos no le preguntaron nada a la representante de su país, Josefina Vidal, quien fue la primera en hablar. Luego, Roberta Jacobson, la representante para Latinoamérica del Departamento de Estado, repitió la idea de Vidal de que se había progresado. 
Gómez, de Granma, levantó la mano para preguntar; pero se le dio la palabra a otros periodistas. 
Más tarde, un reportero de la agencia de noticias Reuters le explicó a Gómez que la oficina de prensa debe saber por anticipado quién quiere preguntar. 
La pregunta de Gómez a Jacobson —"¿Ha aceptado Estados Unidos la legitimidad de la revolución cubana?"— se quedó en el aire, sin ser preguntada ni contestada. Y el sábado 28 de febrero los periodistas cubanos regresaron a La Habana sin saber si tendrán una segunda oportunidad en Washington, DC.