Una empresa reclamará 3.000 millones de dólares expropiados por Cuba a españoles

ABC.es

Las negociaciones para restablecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos «nos favorece», afirma uno de los responsables de la empresa«1898 Compañía de Recuperaciones Patrimoniales en Cuba»

Una firma privada pretende reclamar a Cuba la restitución de bienes expropiados por las autoridades a los españoles que fueron obligados a abandonar el país sin compensación tras llegar al poder el revolucionario Fidel Castro y que podrían sumar unos 3.000 millones de dólares, indicó uno de los responsables de la empresa,Jordi Cabarrocas.
Denominada «1898 Compañía de Recuperaciones Patrimoniales en Cuba», la compañía ya ha logrado hasta el momento captar acuerdos con españoles expropiados o sus herederos para presentar sus peticiones ante las autoridades cubanas para el retorno de un patrimonio valorado en unos 2.000 millones de dólares, de los que 600 corresponden a gallegos.
Según ha expuesto Cabarrocas en una conferencia de prensa celebrada en Santiago, los bienes expropiados corresponden en más del 40% de los casos a viviendas residenciales y el resto a «edificios inherentes a la actividad económica de la familia» o bien fincas ganaderas o agrícolas, principalmente destinadas al cultivo de tabaco, azúcar, café o arroz.
«Creemos que el año próximo podríamos llegar a unos 3.000 millones» de dólares de reclamaciones de bienes del millar de españoles que fueron invitados a abandonar la isla, comentó.

Una contraprestación

La firma incluye la labor de varios abogados, incluido en Galicia la letrada María Andreu, quien subrayó que su intención no es cuestionar la legalidad de las expropiaciones, sino más bien pedir una «contraprestación», es decir «algo que tenga un valor patrimonial que se corresponda» con los bienes sustraídos por el régimen de Castro.
Andreu señaló que «hay familias que no quieren que les paguen sino que les devuelvan lo que les expropiaron» y apuntó que otras pueden identificar los inmuebles de su propiedad porque tienen documentación.
Sin embargo, advirtió de que «las primeras familias que salieron de Cuba no consiguieron sacar nada» en el periodo de 1959 a 1961porque si llevaban algún documento encima, «el que salía con un papel, no salía».
Eso llevó a que «nadie se atreviera» a salir con documentos de propiedades y no fue hasta años después que los familiares que quedaron atrás o amigos consiguieron aportar pruebas que ahora permiten reclamar la restitución más fácilmente.
La letrada indicó que la reclamación que la firma está recabando es relativa al conjunto de ciudadanos españoles, independientemente de si residen o no en España y de si sus descendientes tienen o no nacionalidad española.
Cabarrocas apuntó que de las 3.000 familias de la «diáspora» de españoles que fueron obligados a abandonar Cuba, «unas mil volvieron a España» y se repartieron a razón de «un tercio entre el norte desde Galicia al País Vasco, Madrid y Cataluña»; otro millar partió a las zonas de Nueva Inglaterra y California, en Estados Unidos; y otras mil más se instalaron en Puerto Rico, la República Dominicana, México, Panamá y Venezuela
Señaló que una décima parte de los reclamantes son los antiguos propietarios del patrimonio que todavía sobreviven, pero indicó que el «proceso de decisión» en el seno de las familias «puede demorar» debido a las dificultades de alcanzar acuerdos.
La firma, que lleva a cabo todos los procedimientos para proceder a la reclamación conjunta de los bienes, ofrece sus servicios a cambio decobrar el 30 % del valor patrimonial recuperado.

Negociaciones con EE.UU.

El valor de la tasación está calculado en una aproximación en base a zonas equivalentes de la península de Florida «teniendo en cuenta la tipología» de los terrenos y las zonas, y «aplicando una disminución del 60 %» para ajustar el precio a la realidad.
Las negociaciones para restablecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos, que incluyen la reclamación de bienes expropiados, «nos favorece», comentó Cabarrocas.
«Estados Unidos está arreglando el camino» y puede «marcar un precedente» ya que «tiene mucha más fuerza que España» para poder lograr la restitución de bienes.
Según cálculos de instituciones privadas, los bienes expropiados por el régimen cubano a los ciudadanos estadounidenses fueron de 1.800 millones de dólares, que al añadirle un interés del 6% anual sumarían actualmente 7.000 millones de dólares.
Eso incluye plantaciones y factorías de azúcar, minas, refinerías de petróleo y diversas instalaciones de empresas como Coca-Cola, Exxon, Texaco o First National Bank de Boston