Cubanos varados


Por Zoé Valdés/Libertad Digital

Hoy trato de los cubanos varados en Centroamérica, especialmente en Costa Rica. Son ya alrededor de cuatro mil personas que esperan por una solución para poder encaminarse hacia Estados Unidos y acogerse a la Ley de Ajuste Cubano.
La crisis se desató lentamente y ahora nadie sabe cómo sacarlos del atascamiento. Se dice que gran cantidad de esos cubanos vendieron sus casas en Cuba para poder pagar lo que cuestan los coyotes que los trasladan bajo un altísimo riesgo de un país a otro hasta llegar a Panamá y a México y de ahí a territorio norteamericano.

Pese a algunas declaraciones de alto contenido político como la de esta joven, estos cubanos no pueden ser considerados en su inmensa mayoríaperseguidos políticos. Son emigrantes económicos. Muchos de ellos, tras acatar la Ley de Ajuste Cubano esperan algún tiempo y después regresan a la isla, cargados de paquetería (se les llama mulas) por lo que cobran y se les paga el viaje. Son las nuevas oleadas de cubanos que han ido llegando a Miami en los últimos tiempos.
Protestan en Centroamérica, protestan frente a la embajada de Ecuador en La Habana cuando se les restringe el visado, protestan luego en Miami cuando algo no es de su gusto, pero en Cuba, frente al castrismo, se callaron la boca.
Aun así, la Fundación Cubano Americana (FNCA) está intentandollevarlos a Estados Unidos, lo que ya hicieron en el pasado con unos cuantos perseguidos políticos. Reitero que a juicio de varios especialistas estos cubanos no lo son.
Frente al caso cubano existen otros casos no menos preocupantes, incluidos los de los emigrantes sirios, que se encuentran en similar situación, a la espera de llegar a Estados Unidos. Los sirios, que viven bajo una guerra espantosa donde ha habido una gran cantidad de muertos, sí que podrían ser considerados refugiados políticos, pero hasta ahora no benefician de una ley como la que ampara a los cubanos.
Pero volvamos a los cubanos varados en Costa Rica. Nicaragua se negó a recibirlos. Por lo que los ticos buscan ahora una solución que no pasará de ninguna manera por la deportación de los emigrantes.
¿Y qué opinan los castristas de esto? Silencio de parte de los tiranos, la prensa se comporta de manera tibia. Silvio Rodríguez, qué raro, ¿cuándo se ha ocupado él de los balseros ahogados en el Estrecho de la Florida?, le escribió una carta al presidente de Costa Rica. Carta que le fue respondida por dicho presidente, poniéndole punto en boca. A los demás no les importa. Cada cual que resuelva como pueda. Nada, lo que trajo el barco.