El Partido Popular gana, pero tendrá dificultades para formar gobierno

Coman pan con azúcar y tomen agua, cada pueblo tiene lo que merece. MB
---------------------------------------
DDC
El Partido Popular (PP, derecha) ganó este domingo las elecciones generales en España, pero quedó muy lejos de la mayoría absoluta que le permitiría formar gobierno sin dificultades.
Los resultados, con el 99,81% de los votos escrutados, mostraban un Congreso de los Diputados muy dividido, en el que el PP conseguía 123 escaños, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) 90, y el izquierdista Podemos 69, seguido por el centrista Ciudadanos, con 40.

Se trata de un panorama sin precedentes, con cuatro partidos con la mayoría de los votos, que tendrán que pactar para sacar adelante un gobierno orientado a la derecha o a la izquierda aunque sea en minoría.
El resultado representa una caída importante para el PP desde los 186 escaños que consiguió en 2011, diez por encima de la mayoría absoluta del Congreso, lo que le posibilitó gobernar en solitario.
El PSOE también sufre una fuerte derrota, al perder 20 escaños con respecto a los 110 de 2011.
"Hemos vuelto a ganar las elecciones", afirmó el presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, tras conocer los resultados que le fuerzan a buscar socios y podrían hacerle perder el poder ante una alianza de partidos menores, reportó la AP.
"Voy a intentar formar gobierno y creo que España necesita un gobierno estable", añadió Rajoy. "España necesita estabilidad, seguridad, certidumbre y confianza", enfatizó.
"Iniciamos a partir de mañana una etapa que no va a ser fácil", reconoció el mandatario; "pero en las dificultades es cuando se ve a los políticos de verdad", dijo. "Será necesario hablar mucho, dialogar más, llegar a acuerdos".
El líder PSOE, Pedro Sánchez, felicitó PP por su victoria y dijo que "corresponde a la primera fuerza política intentar formar gobierno".
No obstante, hizo una alusión a la posibilidad de alianzas con otros partidos.
"España quiere izquierda y quiere cambiar", afirmó Sánchez, según citó EFE. "Se abre una nueva etapa política en España, que tiene que dejar atrás la imposición y tiene que abrir un proceso de diálogo, el Partido Socialista está abierto a dialogar y a negociar", señaló en la sede madrileña se su organización.
"Se acabó el sistema de turno en España", dijo por su parte a su seguidores Pablo Iglesias, el líder del emergente Podemos, en referencia al golpe al bipartidismo imperante desde 1982. "España ha votado un cambio de sistema", opinó.
Iglesias dijo que trabajará por "el blindaje constitucional de los derechos fundamentales" como la vivienda, la educación y la sanidad públicas. También por una reforma de la Constitución que permita introducir mociones de censura para revocar gobiernos que no cumplan su programa electoral.