La Casa Blanca dice que el plan antimusulmán descalifica a Trump para la presidencia

La Casa Blanca sostuvo este martes que la propuesta del candidato presidencial republicano Donald Trump para prohibir a todos los musulmanes la entrada a Estados Unidos le "descalifica" para poder ejercer la presidencia del país, informa EFE.
Lo que dijo el lunes Trump "le descalifica para ser presidente", afirmó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en referencia al plan antimusulmán del polémico magnate.

Earnest anotó, además, que los rivales de Trump en la contienda republicana por la Casa Blanca deberían pronunciarse abiertamente sobre si siguen estando dispuestos a apoyar al magnate si él termina siendo el nominado del partido para optar a la Presidencia.
Los líderes conservadores "deberían decir ya mismo que no apoyarían a Donald Trump para presidente. Lo que él dijo es descalificador y cualquier republicano que tenga demasiado miedo a la base republicana para admitirlo tampoco puede servir de presidente", subrayó el portavoz.
En un tono más duro que en otras ocasiones para referirse a Trump, Earnest recordó que lo primero que hace un presidente de Estados Unidos al asumir el cargo es jurar lealtad y respeto a la Constitución.
El plan de Trump incluye puntos que, según expertos legales, están en contra de la Constitución, específicamente contra las enmiendas que garantizan la libertad de culto y el debido proceso.
El portavoz del presidente Barack Obama declaró, además, que los comentarios de Trump sobre los musulmanes son "profundamente ofensivos y tóxicos", y pueden tener consecuencias para la "seguridad nacional", en línea con lo que indicó poco antes a la cadena MSNBC el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson.
Según Earnest, la campaña de Trump es, desde hace meses, una "rutina de charlatán de carnaval", con "mentiras descaradas" y "consignas vacuas".
Este lunes, Trump, líder de la mayoría de las encuestas sobre la contienda republicana desde hace meses, hizo un llamamiento para prohibir temporalmente la entrada al país de todos los musulmanes por el "odio" que, según él, sienten hacia los estadounidenses y hoy se reafirmó en su idea porque, a su juicio, es de "sentido común".
Su propuesta surgió al calor de las repercusiones por la matanza de la semana pasada en la ciudad californiana de San Bernardino, que causó 14 muertos y una veintena de heridos y fue perpetrada supuestamente por musulmán nacido en Estados Unidos y su esposa, de origen pakistaní.
El Estado Islámico (EI) ha dicho que ambos eran seguidores suyos y el FBI sostiene que la pareja estuvo radicalizándose progresivamente antes de cometer la matanza.
Marco Rubio se desmarca
La propuesta de Trump recibió una oleada de críticas tanto de otros dirigentes políticos como de expertos legales que ponen en duda la constitucionalidad de sus ideas, que además, piensan, atenta contra los valores de tolerancia que promueve Estados Unidos.
Dentro del bando republicano, con las encuestas lideradas por Trump, el también precandidato presidencial Marco Rubio calificó como "ofensiva y extravagante" la propuesta del magnate.
Otro precandidato republicano, Lindsey Graham, dijo que la propuesta de Trump puede poner en riesgo a las tropas estadounidenses en países musulmanes.
Trump "ha ido desde hacer comentarios absurdos hasta ser francamente peligroso con su retórica grandilocuente", añadió Graham.
La precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, que encabeza las encuestas de su partido, afirmó que la postura de Trump es "reprobable, divisiva y con prejuicios".
Una de las principales asistentes de Clinton, Huma Abedin, que se declaró una "musulmana orgullosa", acusó a Trump de "incluir el racismo en los libros de leyes".
"Su islamofobia no refleja los valores de nuestra nación", insistió Abedin.