Obama: 'Estoy muy interesado en ir a Cuba', si hay 'algún progreso' en las libertades

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró que podría visitar Cuba en 2016, pero matizó que primero quiere ver que los cubanos gocen de más libertades, informa Reuters.
En una entrevista con Yahoo! News difundida este lunes, Obama dijo que ha comunicado a La Habana que, sin ese tipo de progresos, es improbable que visite la Isla antes de dejar el cargo, pese al histórico restablecimiento de relaciones diplomáticas de este año.

"Estoy muy interesado en ir a Cuba, pero pienso que las condiciones deben ser correctas", dijo Obama. "Y lo que he dicho al Gobierno cubano es que, si puedo decir con confianza que estamos viendo algún progreso en la libertad y posibilidades de los cubanos comunes, me encantaría utilizar una visita como una forma de resaltar ese progreso", agregó.
Pero "si vamos hacia atrás, no hay motivos para que yo esté allí. No estoy interesado en validar el status quo", advirtió, según EFE.
"Si realizara una visita, entonces parte del acuerdo sería que pueda hablar con todos", añadió Obama. "He dejado muy claro en mis conversaciones directamente con el presidente (Raúl) Castro que seguiríamos contactando a aquellos que quieren ampliar el alcance de, ya saben, la libertad de expresión dentro de Cuba", dijo.
Obama insistió en que está "muy interesado" en visitar Cuba e indicó que tomará una decisión al respecto "en los próximos meses".
En la entrevista, a pocos días del aniversario del inicio de las negociaciones entre La Habana y Washington para reanudar relaciones, Obama también defendió su interés en cerrar la prisión de la base militar estadounidense de Guantánamo, aunque reconoció que es poco probable que el enclave sea devuelto durante su mandato a las autoridades cubanas.
Consultado sobre si devolvería la instalación a Cuba si se cierra, Obama dijo que esa decisión será tomada posiblemente por un futuro presidente.
Pese a una promesa de campaña de cerrar la prisión establecida para albergar a sospechosos de terrorismo tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, Obama ha enfrentado resistencia en el Congreso para transferir a los presos, especialmente a cárceles estadounidenses. Aún hay 107 detenidos en Guantánamo, que alguna vez albergó a más de 600.
En la entrevista, Obama defendió la investigación y liberación de los confinados en la prisión realizada por su administración y dijo que habría ganancias estratégicas con un cierre de Guantánamo.