'The New York Times' pide poner fin a políticas migratorias de facilidad para los cubanos

El diario The New York Times, en un editorial que publica hoy, abogó por que el Gobierno de Barack Obama ponga fin a las políticas migratorias que facilitan a los cubanos, una vez dejan la Isla y logran llegar a Estados Unidos, se instalen allí.
"Decenas de miles de cubanos han tomado los mares o se han embarcado en peligrosos viajes por tierra este año, dirigidos a Estados Unidos. El nuevo éxodo, la mayor oleada de inmigrantes cubanos desde los años 90, es impulsado por la desesperanza en el país y el temor a que termine el tratamiento único que reciben de Washington, ahora que las relaciones diplomáticas se han restaurado", dice.

El rotativo, que apostó en varias ocasiones por el deshielo como una vía para la evolución política en la Isla y más tarde habló de ingenuidad en esperar un cambio del Gobierno cubano tras la reapertura diplomática, apunta que las políticas migratorias actuales son "una reliquia de la Guerra Fría que está dificultando la normalización de las relaciones entre Washington y La Habana".
"Con un año más en el cargo, el gobierno de Obama parece poco dispuesto a desechar la política, que da, prácticamente a cada cubano que llegue a territorio estadounidense, el derecho automático a establecerse en Estados Unidos y solicitar la ciudadanía en unos pocos años", comenta.
"El Congreso debe derogar la Ley de Ajuste Cubano, una norma de 1966 que creó un mecanismo acelerado para admitir a cubanos en un momento en el que Estados Unidos buscaba minar a un aliado soviético", argmenta The New York Times.
Según afirma el editorial, el sistema ha ayudado a traficantes de personas en Latinoamérica en sus negocios y además ha creado problemas a países en los que operan estas bandas, desde Ecuador a México.
Tales políticas, subraya también, han sido utilizadas por el Gobierno de Cuba como "un pretexto para imponer estrictos controles a su propia población" y ha impedido a las autoridades estadounidenses llevar a cabo las mismas verificaciones que aplica a los emigrantes de otros lugares.
El rotativo neoyorquino menciona la actual crisis humanitaria creada en Centroamérica, donde decenas de miles de cubanos han quedado varados en las fronteras de Costa Rica por la negativa del vecino Nicaragua a dejarles pasar y continuar su camino hacia Estados Unidos. Una situación que pone de manifiesto —dice— "el absurdo" de la política estadounidense.
The New York Times pone a consideración que si el Congreso estadounidense no actúa, el presidente Barack Obama debería negociar un nuevo acuerdo migratorio con La Habana, un pacto que debería garantizar que, quienes lleguen a Estados Unidos y no demuestren estar en riesgo de persecución en la Isla, puedan ser devueltos.
Aboga por que Washington termine con el programa que da refugio a médicos y otro personal del mismo medio en misiones en el extranjero, a cambio de lo cual —señala el diario— Cuba debería aceptar el retorno de miles de cubanos que tienen órdenes de deportación en Estados Unidos tras haber sido condenados por algún crimen.
También, el periódico menciona que la Ley de Ajuste es criticada por la oposición cubana, la cual considera que dificulta a la larga el cambio político en el país.
En tal sentido, cita las declaraciones del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, quien dijo respetar "el derecho de las personas a emigrar", pero igualmente, "como cubano preocupado por el futuro de la nación" ve "con gran angustia que Cuba se está quedando vacía".
The New York Times entiende que no se puede justificar el trato especial que Estados Unidos sigue dando a los cubanos, en especial ante la "forma severa" en la que trata en general a los centroamericanos, incluidos menores de edad, muchos de los cuales huyen de sus hogares para tratar de salvar sus vidas.