Obama, a un paso de reforzar el control de armas por decreto


Y, ¿qué hará el Congreso, los ciudadanos, brincamos o nos callamos como hasta hora? Porque si él pone ese control, ya se salió con la suya: tocar la constitución. No mata a los terroristas, sin embargo, quiere desarmar al pueblo para que los terroristas y delincuentes nos maten, veremos, esto aún no se acaba, si  la dejan pasar, hagan maletas y digan chao al capitalismo. MB
----------------------------
MIAMI.- REDACCIÓN./Diario Las Américas
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, evalúa la posibilidad de reforzar por decreto el control de armas, debido a la falta de apoyo que tiene en el Congreso su propuesta de incorporar una legislación más severa en el sector.
"Tenemos que hacer algo en este país para hacer frente a las consecuencias del fracaso del Congreso" a la hora de legislar para evitar que, como ocurre ahora, 30.000 estadounidenses mueran cada año en incidentes con armas de fuego, según explicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de Obama, Josh Earnest.
Poco después de esta conferencia, Obama se reunió en la Casa Blanca con la fiscal general del país, Loretta Lynch, y el director del FBI, James Comey, entre otros funcionarios y asesores, para recibir una serie de recomendaciones sobre cómo endurecer por decreto el control de la compraventa de armas de fuego.


En unas breves declaraciones a los periodistas desde el Despacho Oval, Obama adelantó que dará a conocer sus medidas ejecutivas "en los próximos días". Algunos medios sostienen que el anuncio será este mismo martes, mientras que otros estiman que el mandatario lo haga el 12 de enero, en lo que será el último discurso sobre el Estado de la Nación de su mandato -ya que dejará la Casa Blanca en enero de 2017-.
El decreto podría exigir que los pequeños comerciantes de armas corroboren los antecedentes de sus potenciales clientes. También se definirían disposiciones más estrictas para que se reporten armas robadas o perdidas. Sin embargo, los decretos que emita el Ejecutivo pueden ser anulados por el próximo Gobierno.
La iniciativa de Obama de incorporar medidas más estrictas para el control de las armas es uno de sus grandes desafíos que no lograron consenso durante sus mandatos. Ninguna de sus propuestas sobre la portación de armas pudo avanzar en el Congreso, dominado por la mayoría republicana, pese a que ocurrieron varias matanzas y tiroteos durante su residencia en la Casa Blanca. La última tragedia de este tipo fue en diciembre, en la localidad de San Bernardino, California, donde una pareja de atacantes acabó con la vida de 14 personas. La mayoría de los republicanos y el fuerte lobby del sector se oponen a fijar más restricciones.

"Reducir la violencia"
El paquete de medidas ejecutivas que está planificando Obama apunta a tratar de reducir la violencia causada por las armas de fuego en el país. El Presidente advirtió que sus medidas no van a evitar "todos" los tiroteos ni crímenes violentos, pero "potencialmente salvarán vidas".
Explicó que recibió "algunas ideas" sobre cómo, a través de su autoridad ejecutiva, su Gobierno puede "marcar la diferencia" para tratar de garantizar que las armas no caigan en manos de criminales o de personas con problemas mentales, según reportó la agencia EFE.
Señaló, asimismo, que su plan ejecutivo es "totalmente coherente" con la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que recoge el derecho a portar armas, aunque no dio ningún detalle sobre el tipo de medidas que prevé anunciar.
Controles de antecedentes
Según trascendió en los últimos días en varios medios, lo que busca el paquete de medidas de Obama es ampliar los controles de antecedentes al obligar a muchos vendedores particulares de armas a registrarse para estar al mismo nivel que los comerciantes que tienen una licencia federal. 
Actualmente las ventas de armas entre particulares, muchas de ellas en ferias o entornos informales, no requieren una revisión de los antecedentes criminales y de salud mental del comprador, por lo que un gran volumen de adquisiciones escapa al control de las autoridades federales.
Antes incluso de conocer los detalles del plan de Obama, el líder republicano Paul Ryan, que preside la Cámara de Representantes del Congreso, acusó este lunes al mandatario de querer restringir el derecho "fundamental" a portar armas que tienen los estadounidenses.

En un comunicado, Ryan criticó el "desdeño" mostrado por Obama, "desde que era candidato" a la Casa Blanca en 2008, por "los estadounidenses que valoran la Segunda Enmienda" de la Constitución. Dijo que el mandatario "actúa como si el derecho a portar armas fuera algo que debe ser tolerado cuando en realidad, como la Corte Suprema reafirmó en 2008, es fundamental". Alertó, además, que el decreto que prepara el Presidente supone "un nivel peligroso de extralimitación ejecutiva y el país no va a tolerarlo".

Al igual que Ryan, la mayoría de los aspirantes a la nominación presidencial republicana para las elecciones del próximo noviembre han anticipado su oposición a las medidas ejecutivas de Obama.

Este jueves, Obama participará en un foro con ciudadanos abierto a preguntas sobre cómo reducir la violencia causada por las armas, organizado y transmitido por la cadena de televisión CNN en horario de máxima audiencia.