Organización de derechos denuncia falta de mejoras

Documento de Human Rights Watch destaca que el Gobierno cubano “continúa conduciendo detenciones arbitrarias”/Cuba Encuentro

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) aseveró el miércoles que no ha habido “mejoras” en Cuba desde que el gobernante Raúl Castro y el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciaron la normalización de las relaciones bilaterales, informa la agencia Efe.
“Hay algunos presos políticos liberados pero, por lo demás, no ha cambiado nada. La situación en cuanto a las libertades sigue siendo básicamente la misma”, denunció Daniel Wilkinson, el director adjunto para América Latina de HRW, que presentó de forma simultánea en Sao Paulo y Estambul su informe anual.

De acuerdo con Wilkinson, ahora más que nunca es necesaria “la presión y atención internacional” para que el Gobierno de la Isla, “el único de la región que tiene como política explícita la represión a la oposición”, se convierta en una democracia.
“La política de Estados Unidos hacia Cuba ha sido un fracaso total y no ha hecho nada para ayudar a los cubanos. Solo ha servido para aislar a la Isla, dar al Gobierno una excusas para todos sus problemas y un pretexto para las políticas represivas”, continuó el directivo.
Y agregó que hay que eliminar “ya” el embargo económico contra Cuba, cuyo levantamiento depende del Congreso estadounidense.
para perseguir e intimidar a personas que ejercen sus derechos fundamentales”.
Procedimientos que, según HRW, “son frecuentemente utilizados para impedir que las personas participen en marchas pacíficas o reuniones sobre asuntos políticos”, como ocurre con las disidentes activistas del grupo Damas de Blanco, uno de los colectivos más prominentes de la oposición al régimen cubano.
O como también sucedió, añadió HRW, con un grupo de 90 personas que se manifestaron en una marcha pacífica en La Habana días antes de la ceremonia de la reapertura de la embajada norteamericana en la capital, el pasado julio.
“Los cubanos que critican al Gobierno continúan sujetos a procesos criminales. No cuentan con las garantías del debido proceso legal y, en la práctica, las Cortes están subordinadas a los poderes Ejecutivo y Legislativo, impidiendo cualquier independencia judicial significativa”, incide el informe.
Además, de acuerdo con el anuario, todavía hoy muchos de los detenidos “son golpeados, amenazados e incomunicados durante horas o días”.
En el apartado dedicado a la libertad de expresión, HRW destacó la apertura de nuevas áreas públicas de wifi en la Isla, pero reprueba que “el precio de la conexión de 2 dólares por hora es cara en un país donde el sueldo medio es de 20 dólares mensuales”.
Por otro lado, señaló que, pese a la reforma migratoria, el Gobierno cuenta con “amplios poderes para restringir el derecho a viajar por motivos como la defensa de la seguridad nacional”.
Medidas que, de acuerdo con la ONG, “permitieron a las autoridades impedir la salida de disidentes” pese a dicha reforma.
HRW también criticó las condiciones de las cárceles en el país, que están “hacinadas” y donde los prisioneros “no tiene acceso a ningún mecanismo legal para solicitar la revisión de sus casos”, así como la ausencia de sindicatos laborales que no sean afines al régimen.
Para concluir, el documento denunció que Cuba ocupe una posición regional en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a pesar de “su historial problemático” y “de sus esfuerzos consistentes en bloquear importantes trabajos” del organismo.