Unos 28 vuelos se necesitarán para el traslado de todos los cubanos desde Costa Rica

Y, ¿Quién paga? MB
---------------------------------
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica informó el miércoles que se necesitarían unos 28 vuelos para movilizar a los 7.622 cubanos varados en el territorio, según estimaciones, y que "falta por definir la periodicidad" para éstos, lo que se concretará en una cita en Guatemala el próximo lunes, reportó hoy el diario El Universal.

El primer traslado se realizó de forma exitosa, como anunciara el propio canciller Manuel González, y los 180 emigrantes que viajaron (ya en México y a la espera de proseguir camino hacia Estados Unidos), podrán permanecer hasta 20 días en el país con un documento migratorio que les ha sido proporcionado por las autoridades.
"Ya nos dieron un salvoconducto. Podemos estar libres por 20 días y llegar rápido a Estados Unidos", dijo a la AFP Yumiley Díaz Riva, una oficinista de 21 años que dejó a su bebé de un año en la Isla y viaja junto a su esposo.
Después de conseguir su permiso, cansados, los casi 200 cubanos esperaron los buses que la Organización Internacional por las Migraciones (OIM) les había facilitado para trasladarlos gratuitamente hasta Tapachula, donde podrán quedarse en albergues para emigrantes o tomar autobuses hacia la ciudad que deseen.
Los 109 hombres y 71 mujeres salieron de Costa Rica en avión hacia El Salvador, donde fueron embarcados en los autobuses a la frontera de Guatemala con México, un viaje de 13 horas organizado por la OIM.
La directora de Migración de Costa Rica, Katia Rodríguez, confirmó que los países involucrados en el tránsito de estas personas se reunirán la próxima semana, el lunes según la cancillería, para decidir las etapas siguientes para el movimiento de quienes se quedaron.
Adelantó que aquellos que no puedan reunir recursos para pagar los 555 dólares que cuesta el traslado hasta Tapachula deberán esperar por una solución.
El viaje despertó entusiasmo entre los cubanos, pero también temor por la travesía que les espera, sobre todo cuando deban atravesar México, señala la AFP.
"Nos han dicho que en México hay unas bandas que les dicen Los Zetas que asaltan en los caminos y que hay zonas peligrosas", reconoció Yordani Casanova, propietario de un negocio de bebidas en Puerto Padre, Las Tunas, y que emprendió el viaje migratorio junto a su esposa, Lisleni Fernández.
Fernández aseguró que quieren trabajar en lo que sea en Estados Unidos y, quizás, en dos años traerse a sus dos hijos, de 4 y 8 años, que se quedaron con los abuelos en Cuba.
Para evitar esos peligros, la traductora Liena Cabezas, de La Habana, comentó que pretende tomar un vuelo en el sur de México hasta alguna ciudad cercana a la frontera con Estados Unidos.
El procurador salvadoreño, David Morales, adelantó que en los países centroamericanos y México sus compañeros se han comprometido a "verificar en el terreno el trato a los cubanos". En Estados Unidos no está claro cómo serán recibidos, aunque funcionarios norteamericanos han dicho que se mantienen vigentes las políticas migratorias actuales, apunta la AFP.