Desfile de Chanel en Cuba será en Paseo del Prado


Lo último, hasta Channel se embarra....que asco. Ayyy JJ. MB
------------------------
El desfile Chanel se dibuja como ocasión especial para la prestigiosa firma gala y para las autoridades cubanas que precisan los detalles sabiendo que un grupo de celebridades y miembros de potentadas familias aterrizarán en La Habana./Martí Noticias


febrero 25, 2016

Hace un tiempo lo habían anunciado, pero ahora es realidad. Ya se perfilan los detalles de la pasarela que se ubicará en La Habana, exactamente en el Paseo del Prado.

La legendaria vía habanera, ícono visual que comunica Capitolio y Malecón, retoca los monumentos a la ruina y la desolación, limpia los latones que habitualmente permanecen desbordados de basura y planifica recoger a los enfermos mentales que duermen por los portales a todo lo largo del otrora majestuoso paseo.


Todo para convertirse en anfitrión de Chanel, la casa francesa de moda más exclusiva del mundo.

Vista nocturna en el Paseo del Prado en La Habana, Cuba.
Vista nocturna en el Paseo del Prado en La Habana, Cuba.
No es la primera en llegar.

Rolex, Mango, Paul & Shard, Benetton, Zara, French Connection United Kingdom y otras marcas mundialmente conocidas ya tienen su presencia en Cuba; aunque funcionan controladas por empresas estatales, militares y/o por el Consejo de Estado.

Pero Chanel es mucho más, es el verdadero imperio del lujo y la sofisticación.

El desfile Chanel se dibuja como ocasión especial, no sólo para la prestigiosa firma gala, el mercado y su universo creativo; también para las autoridades cubanas que precisan los detalles sabiendo que un grupo de celebridades y miembros de potentadas familias aterrizarán en La Habana sin mirar hacia el costado porque al glamour, más que los Derechos Humanos, le interesa conocer qué va a ofrecer para esta temporada el emporio de la moda.

Obama abrió las puertas y Cuba se convirtió en el destino.

Hoy por hoy, muchas empresas, corporaciones, y firmas se interesan por llegar a ese paraje hasta ayer prohibido y trabar aunque sea una tajada del pastel.

Es cierto, la isla no pertenece, ni por asomo, a ese grupo de países con economías emergentes; el salario medio de un cubano ronda el equivalente a $30 al mes. Pero Cuba posee una clase pudiente excesivamente gastadora, un proceso de apertura al comercio americano y el número nada despreciable de tres millones de turistas anuales que, debido a las reestrenadas relaciones con Estados Unidos, pudiera multiplicarse en corto plazo.

La moda tiene una cierta analogía con la palabra exotismo, y Cuba, con su cuasi asfixiante hermetismo, y con un excelente publicitado "propio modelo económico", se transforma en paradigma de estética y esoterismo.

No es un fenómeno nuevo. Históricamente, es lo que sucede en los países que pasan por transiciones sociopolíticas, como en su momento lo fueron Rusia, China, Vietnam, Polonia…, y ahora en Cuba, donde se da un cambio relativamente brusco en la estética social y la industria de la moda es la más interesada, la que más se beneficia y la primera en instalarse para imponer sus patrones. Así va esto.