EEUU autorizó ya $300 millones para negocios en Cuba este año


Como el que no quiere la cosa, chupen no, traguen, nuestra verdad es amarga pero es la nuestra. MB
---------------------------------------------
Por Redacción Café Fuerte
El gobierno de Barack Obama emitió 28 autorizaciones para negocios en Cuba por valor de $300 millones de dólares en apenas 40 días del presente año, una clara señal de que la comunidad empresarial estadounidense tiene un alto interés de afincarse en la isla a pesar de las restricciones del embargo.
Las cifras fueron reveladas por la Secretaria de Comercio de Estados Unidos, Penny Plitzer, al inaugurar este miércoles las sesiones del segundo Diálogo Regulatorio en Washington, con la asistencia del ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

Plitzer también indicó que durante el 2015, su gobierno había registrado ya 490 autorizaciones comerciales por $4,300 millones de dólares, lo que significó un aumento del 30 % del volumen de años anteriores.
“En los pasados meses, mi equipo se ha reunido con empresarios de todo el país. Claramente, el interés en hacer negocios en Cuba es elevado”, aseguró la funcionaria, que el pasado octubre visitó La Habana para una primera sesión de conversaciones con las autoridades gubernamentales de la isla.
En su exhortación a estrechar lazos comerciales entre ambos países sorteando las limitaciones legales existentes, Plitzer recordó que las empresas estadounidenses que tratan de hacer negocios en Cuba “siguen enfrentando desafíos”.
Desafíos en Cuba
Según ellas, tales desafíos incluyen “el requisito de que las empresas extranjeras contratan a los cubanos a través de organizaciones estatales, problemas para llegar a la gente en el gobierno [cubano] para discutir oportunidades de negocio, y dificultades para identificar y acceder a las leyes y regulaciones cubanas pertinentes”.
Plitzer fue optimista en vislumbrar cambios que pudieran comnsiderarse por el gobierno cubano en el venidero VII Congreso del Partido Comunista, fijado para mediados de abril en La Habana.
Aunque fue enfática al señalar que los cambios normativos de Estados Unidos “no están destinados a fomentar una respuesta recíproca”, sí dejo claro que sin transformaciones específicas en Cuba que permitan al sector privado participar, los cambios no desbloquearían las oportunidades para el pueblo cubano.
“Para aprovechar este momento y empezar a construir una relación entre nuestras naciones, es importante que veamos cambios en las políticas concretas que permitan que sea más fácil para las empresas estadounidenses capitalizar nuestros cambios regulatorios”, expresó. “Tales cambios demostrarían el compromiso de Cuba en aumentar los lazos comerciales con Estados Unidos para el beneficio del pueblo cubano”.
Quejas cubanas
La intervención de Malmierca reconoció avances en la flexibilización de sanciones por parte del presidente Obama, pero señaló que ” no son suficientes”, pues “los temas más esenciales del bloqueo [embargo] se mantienen vigentes”.
Insistió en que Obama cuenta con amplias prerrogativas y que podría adelantar decisiones para el desmontaje del embargo.
Mencionó como un serio obstáculo la prohibición del uso del dólar en las transacciones financieras. “Esto nos afecta no solo en operaciones con empresas norteamericanas, sino con empresas de cualquier parte del mundo”, consideró.
Pero ratificó que Cuba ha decidido un camino de transformaciones que se consolidará en el próximo Congreso del Partido Comunista.
Separar al Estado de las empresas
“Quiere decir que vamos a trata de seguir consolidando lo que ya decidimos, que es un camino sin retorno. Estamos convencidos de que estos cambios son necesarios para lograr que la economía cubana sea más eficiente y eso incluye la separación de las funciones estatales de las funciones empresariales”, afirmó Malmierca.
El ministro cubano cifró las necesidades de inversión extranjera directa en Cuba en $2,000 millones de dólares anuales.
Malmierca tenía previsto el miércoles realizar una visita dirigida a la Casa Blanca. Tras las sesiones de este jueves está finado un encuentro con el Secretario de Estado, John Kerry.
Esta es la segunda visita oficialde un ministro del régimen de Raúl Castro a Washington en más de cinco décadas. El canciller Bruno Rodríguez Parrilla había viajado el pasado verano para dejar inaugurada la Embajada cubana en Washington y luego fue recibido en el Departamento de Estado.