Penetraciones del mar complican obras de reparación y el tránsito en el Malecón habanero

Esta foto , lo siento, no es el Malecón Habanero, amplíen la foto. MB
-------------------------------------
Las obras para reparar en el Malecón habanero los destrozos causados por inundaciones en eneroestán paralizadas por nuevas penetraciones del mar, confirmaron vecinos y autoridades.
La calle Malecón se mantiene cerrada hasta nuevo aviso desde el túnel de 5ta Avenida hasta el comienzo de la calle Línea.
"Es por el mar, que se está botando", dice un vecino de la calle 3ra. "Ahora no está entrando mucha agua, pero se espera que haya más", añade. "La que ha entrado en estos días acabó con la reparación que estaban haciendo y corrió todos los escombros para el medio de la calle".

Un policía de tránsito de la calle G corrobora la situación: "Las reparaciones son bastante complicadas porque hay que poner hasta cimientos, pero eso no obliga a cerrar toda la calle, solo la vía pegada al muro. Ahora está cerrada completa por el agua que está entrando, que no deja trabajar a los constructores. Cuando se retome el trabajo, debe durar unos tres meses hasta que esté listo", calcula.
Aunque en el tramo desde Línea hasta G no se observan escombros, solamente el muro mojado, a partir de D las piedras y los charcos ocupan la vía. Algunas medusas frescas en la acera más alejada del muro dan una idea de hasta dónde ha llegado el agua en la madrugada anterior.
Una vecina de Malecón entre B y C asegura que han sacado algunas de las piedras del medio de la calle, pero todavía quedan más. "Desde el sábado el agua empezó a hacer de las suyas y hasta ahora sigue el desastre. No se sabe cuándo puedan empezar a reparar otra vez", explica.
Esta semana, Malecón es otra calle importante de La Habana cerrada por tiempo indefinido. Con esto, la reparación de Prado y la sobrecarga de tránsito en San Lázaro, La Habana se vuelve cada vez más difícil de transitar para los choferes.
"¿Dónde está ahora la parada de los taxis para el Vedado?", pregunta una clienta al conductor de un almendrón. "En cualquier parte", responde él. "Ya nosotros no sabemos ni por dónde coger".