¿Por dónde pasará Obama? Los habaneros buscan pistas en los 'arreglos'

ADRIANA ZAMORA | La Habana | 28 Feb 2016 - 1:39 pm. | 
Obama llega el 21 de marzo y ya la gente de La Habana está a la expectativa, curiosa, pero por saber qué calles van a pavimentar, qué fachadas pintarán y qué árboles podarán.
"Uno sabe el recorrido que va a hacer la personalidad que nos visita por los arreglos que van haciendo", dice Yailis, cuentapropista de Centro Habana. "Cuando vino el papa sabíamos con antelación que iba a pasar por Reina y Carlos III porque arreglaron la calle y pintaron las fachadas".

En esta ocasión, sin embargo, averiguar el trazado del recorrido de Obama por los arreglos puede ser difícil. "Es que hay tantos huecos en las calles con gente trabajando, que uno no sabe", comenta un botero de la línea Habana-Vedado.
Por lo pronto, la calle a la salida del túnel de la bahía está siendo asfaltada por la empresa SECONS. El tramo entre el edificio en reparaciones del Museo de la Música y el bar Cabaña reluce en solo dos días de trabajo.
"Estamos arreglando la calle porque ese es nuestro trabajo", asegura uno de los obreros. "Siempre lo hacemos y ya tocaba este pedazo. Cuando terminemos aquí tenemos que ir a cerrar los huecos de Prado".
Eso sí, la empresa trabaja esta vez a paso acelerado. "Tenemos que terminar rápido", dicen, aunque no explican a qué viene tanta premura.
En Prado entre Ánimas y Virtudes, ETECSA ha abierto un nuevo hueco. Los trabajadores allí aseguran que es para "unas reparaciones" y para "poner internet".
"Eso no significa que nternet vaya a venir enseguida", aclara uno de los jóvenes dentro del hueco. "Aquí ponemos la parte técnica, la conexión ya no depende de nosotros".
A ellos también los han conminado a terminar pronto y tampoco les han explicado el motivo. "Nos dijeron que no podíamos demorarnos más de cuatro días".
La mayor aceleración es la que tiene que hacer Puerto Carena con su reparación de Prado frente al Capitolio. Uno de los trabajadores que pone ladrillos en el separador asegura: "Teníamos fecha de terminación para abril, pero nos avisaron que teníamos que acabar en 15 días".
Otro dice que van a "sacar" a los vecinos de las casas aledañas, para reparar. "Y el que no convenga no vira más", asegura. Pero no creen que ese plan se cumpla en los próximos 15 días.
La obra sí creen poder terminarla en el plazo sin comprometer la calidad, pero algunos habaneros dudan de ese optimismo.
"Pero si ya se cayó la primera palma real", bromea una señora en la Acera del Louvre. "Van a tener que poner un grupito de gente de guardia para cada vez que se caiga una levantarla enseguida".
Las reparaciones de Malecón se han detenido nuevamente, por el oleaje que ha traído el nuevo frente frío, que arrastra la gravilla y los sacos al medio de la calle. Los obreros han vuelto a retirarse hasta que acaben las marejadas.
"Con esas olas no hay quien trabaje en el muro", comenta un vendedor de la feria de B. "No me parece que puedan acabar rápido si siguen los frentes fríos".
Otro joven vendedor de la feria señala el agua que entra por Malecón, a la altura de A, donde la calle está inundada hasta 1ra. "Si Obama quiere pasar por ahí, va a tener que nadar", dice muy serio.
Para otra de las vendedoras es irrelevante si arreglan o no para la visita del presidente norteamericano. "Total, donde yo vivo, en Mulgoba, las calles están llenas de huecos y nunca los arreglan", se queja. "Como por allá no pasa ningún presidente, ni el de Cuba…"
Ante el poco tiempo que queda para la llegada de Obama, muchos habaneros dudan que se pueda componer todo el desastre que son las calles de La Habana.
"Van a tener que darle un recorrido rarísimo, porque ahora mismo esto parece como si acabáramos de salir de una guerra con bombardeos", comenta otro botero de la línea Alamar-Habana.
"Bueno, al menos estamos fumigando", dice Iris, ama de casa. "No sé si el americano podrá pasear por La Habana, pero seguro no va a coger Sika. ¿Tú te imaginas que ese hombre venga y lo pique un mosquito?", se ríe.