Al Latino lo “salva” Obama


Luego de años de deterioro, la instalación está siendo reparada de la noche a la mañana/Cuba Net

 |  |

LA HABANA, Cuba.- Corría el año 1946 cuando fue inaugurado el que durante mucho tiempo sería el centro deportivo más grande de Cuba: el  Gran Stadium de La Habana. Su nombre cambiaría a Estadio Latinoamericano tras la llegada al poder de los hermanos Castro y la reestructuración y nacionalización de casi todas las instituciones estatales y privadas, cuando el béisbol nacional dejó de ser profesional.
Una primera remodelación realizada en el año 1971 amplió el graderío para un total de 55 mil espacios, reafirmando así su reinado sobre el resto de los centros deportivos del país.

Muchos eventos que han dejado huella en el béisbol nacional han tenido lugar en “El Latino” como insisten en llamarle los cubanos. El inigualable homerun de Agustín Marquetti que definió el campeonato nacional en 1986; o el juego en 1999 contra los Orioles de Baltimore, primer equipo estadounidense de las Grandes Ligas que visitara Cuba luego de 1959, fueron dos de esos momentos tan recordados por la afición que tuvieron lugar en este terreno capitalino.
En aquella ocasión el gobierno de la Isla, en meses previos al evento con los Orioles, comenzó una nueva remodelación del el “Coloso del Cerro”, como también es conocido el estadio. La instalación presentaba pésimas condiciones luego de muchos años de escasez y abandono.
Pasada una década, sin embargo, para el 2009 el Latinoamericano –espacio oficial de los Industriales, equipo representante de la capital cubana– otra vez sufría de pésimas condiciones estructurales; problemas en la pizarra de anotaciones, en las torres de alumbrado, en los baños públicos y en el terreno prohibían el correcto desempeño de peloteros y el constante malestar de los espectadores. Estos motivos condujeron a que los directivos del INDER se vieran en la obligación de una nueva inversión capital que llegaría hasta nuestros días y que aún está sin terminarse.
Aunque se vista de seda
Hoy, bajo la férrea supervisión de los más altos directivos del Partido Comunista y el gobierno cubano, se desarrollan labores reconstructivas que abarcan los más importantes espacios del Latino. Una de las tareas es el cambio del techo de las gradas, visiblemente dañado, aunque también se trabaja en la erradicación del óxido de la estructura metálica y el mantenimiento del terreno de juego.
“Esto aquí no hay quien lo aguante, ahora tenemos que terminar antes de lo previsto pues se avecina el juego con los americanos y la visita de Obama. Nos exigen el doble y nos pagan lo mismo. Eso sin hablar de las constantes visitas de Díaz-Canel y los oficiales de la Seguridad del Estado que como moscas están todo el tiempo alrededor de uno”, comentó a CubaNet uno de los obreros que trabaja en el remplazo del techo.
“Es imposible que esto salga bien, el trabajo que debe demorar meses lo estamos haciendo mal, en días. Esto es pan para hoy y hambre para mañana, al menos Obama se llevará un buen recuerdo, en definitiva eso es lo importante”, aseguró el trabajador.
Uno de los principales problemas que se observan a simple vista es la falta de seguridad con que laboran los trabajadores. En andamios, a más de 3 pisos de altura y sin arneses, los pintores y albañiles desempeñan sus labores, siempre bajo las miradas acusadoras de los que trabajan hoy en la seguridad del estadio.
Cuba contra Tampa Bay
Ya es oficial, a la luz de las nuevas conversaciones entre Cuba y Estados Unidos, que el próximo 22 de marzo las Grandes Ligas Americanas tocarán tierra caribeña para realizar un tope amistoso con el equipo Cuba en el estadio Latinoamericano.
“Pues claro que quiero ir, ese es el juego más importante que podré ver desde el realizado en 1999. Sólo espero que no limiten mucho la entrada como en aquel entonces, que llenaron las gradas de jóvenes Cadetes y gente del partido. Yo pude asistir pues para la fecha era de la UJC y me colé, pero muchos amigos míos no pudieron venir”, nos cuenta Estaban Miró, vecino del estadio.
Según el jefe técnico de la Comisión Nacional de Béisbol, Carlos Lois, en entrevista para la Agencia Cubana de Noticias serán convocados entre 24 y 28 jugadores con buen desempeño en la Serie Nacional para conformar el equipo que participará en el juego contra Tampa Bay.
Uno de los grandes afectados en este encuentro es la Serie Nacional que tendrá que ser suspendida a partir del día 3 de marzo para que los peloteros que sean seleccionados para participar en el evento se preparen. No es hasta el próximo 24 de marzo que la Serie Nacional volverá a su ritmo normal.
Obama a la vista
Barack Obama estará de visita en Cuba el próximo 21 y 22 de marzo y asistirá al encuentro entre el equipo de Tampa Bay y la selección nacional. Así fue confirmado vía twitter por Ben Rhodes, asistente personal del presidente, el pasado martes.
La visita del presidente de los Estados Unidos será la primera en casi 90 años y confirmará la posición del mandatario en el restablecimiento de las relaciones con el gobierno de la Isla.
“Hay más agentes de la seguridad y policías que trabajadores”, aseguró para este medio uno de los custodios del centro, encargado de limitar el paso a periodistas y curiosos que intentan fotografiar las obras.
“No podemos permitir que suceda algo que atente contra la integridad de la Revolución”, agregó con mucha firmeza el custodio para luego hacer una llamada a su superior y bajo estrictas indicaciones cerrar la puerta que permitía a varios fotógrafos no autorizados por el INDER o la Seguridad del Estado tomar alguna que otra imagen de los trabajos que se realizaban.
“Aquí la orden es que nadie entre”, dijo tajante el custodio, mientras cerraba uno de los accesos al Latinoamericano.