Autoridades de Miami Beach darían acogida a un consulado de La Habana


A Guenoooo, ya vamos entrando en caja, ya empezó a aflorar el resultado del viaje de Obama a Cuba. MB
-------------------------
El alcalde de Miami Beach, Philip Levine, y el comisionado Ricky Arriola dijeron al Gobierno cubano, en una reunión privada del miércoles en La Habana, que ellos sí verían con buenos ojos la apertura de un consulado en la ciudad, contrario a la posición que mantienen las autoridades en Miami.

De acuerdo con lo que publica este jueves El Nuevo Herald, esa sería una posible solución al estancamiento diplomático. Ante otra opción, en Tampa, el régimen y Estados Unidos vacilan. La sede estaría demasiado lejos de la mayoría de las personas que necesitarían servicios consulares.
Según declaraciones de Arriola, un consulado cubano "encaja en el condado Miami-Dade", y argumentó que "necesita estar donde vaya a servir a la mayor cantidad de su pueblo. Miami-Dade tiene de lejos el mayor número de cubanos en el país. Su demanda va a ser muy grande".
Arriola y Levine se sentaron el miércoles por la mañana en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba con el subdirector de la división de América del Norte, Gustavo Machín, quien fue expulsado de Estados Unidos en el 2002 acusado de espionaje. La reunión se había programado con la directora, Josefina Vidal, pero según la propia cancillería otros asuntos la mantuvieron alejada en el último momento, señala el diario miamense.
La posibilidad de un consulado en el sur de la Florida, hogar de la mayor comunidad de exiliados cubanos en el mundo, ha causado revuelo en la política de Miami desde que en diciembre del 2014, Estados Unidos inició la normalización de las relaciones diplomáticas con La Habana.
El alcalde de Miami, Tomás Regalado, cuyo padre fue un preso político en Cuba, amenazó de demandas en una Corte Federal, a cualquier sugestión de que su ciudad pudiera albergar al Gobierno cubano. Los comisionados de Miami-Dade aprobaron con rapidez en enero una resolución que urgía a Estados Unidos a mantener lejos un consulado.
No obstante, la decisión de abrir una sede diplomática no está en manos de los gobiernos locales. El tema tendría que ir al pleno de la comisión para un voto, reconoció Levine.
La embajada de La Habana en Washington abrió en julio pasado. Levine no espera algún movimiento rápido para un consulado.
El alcalde de Miami Beach y el comisionado visitaron la Isla como parte del viaje patrocinado por Levine para estudiantes graduados de la Universidad Tufts. Cuando las fechas coincidieron con la histórica visita del presidente Barack Obama, Levine y sus acompañantes reacomodaron sus planes para encajar en una actividad más oficial que pudiera reflejar algunas de las actividades de Obama.
Los estudiantes de Tufts también sostuvieron un encuentro con Machín, el viceministro de Relaciones Exteriores, después de la conversación privada con Levine y Arriola.
Gran parte de los cubanoamericanos de Miami que apoyan los lazos más estrechos entre Washington y La Habana llenaron esta semana las habitaciones de hoteles en la capital cubana, con lo que tuvieron una idea sobre lo que podrían significar las nuevas relaciones para sus negocios y actividades cívicas.
"Sería beneficioso para el pueblo cubano" abrir un consulado en el sur de la Florida, dijo Ric Herrero, quien encabeza Cuba Now, un grupo a favor de las relaciones. "Al forzarlos a irse a una ciudad lejana, se hacen la vida más difícil ellos mismos. No se ayuda a la democracia o se castiga al gobierno cubano".
De acuerdo con El Nuevo Herald parte de la meta de los políticos de Miami Beach es evaluar cómo un gran competidor turístico como La Habana podría representar una amenaza para su ciudad.
Levine dijo que un consulado cubano podría hacer que futuros turistas cubanos se queden unos días en Miami Beach para procesar sus documentos antes de sus viajes. Ese desvío podría hacer un destino en La Habana algo más "complementario" para Miami Beach, y no un competidor directo, agregó.
"Esto no es algo que vaya a suceder mañana", advirtió Levine. "Es un tema prematuro".