El viaje de Obama a Cuba se mantiene a pesar de la suspensión de la visita de Kerry

La visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a Cuba a fines de este mes no se verá afectada por la cancelación de los planes tentativos del secretario de Estado, John Kerry, de viajar antes a la Isla para hablar de derechos humanos, dijo el viernes la Casa Blanca.
El máximo representante diplomático de Estados Unidos dijo el 23 de febrero en una audiencia ante el Congreso que podría ir a Cuba para un diálogo sobre derechos humanos antes de la visita del presidente, prevista para los días 21 y 22 de marzo. 

Sin embargo, funcionarios dijeron el jueves que el viaje de Kerry fue suspendido por preocupaciones sobre el historial de derechos humanos de Cuba. 
La Casa Blanca dijo el viernes que la decisión de Kerry no afectará a la visita de Obama, agregando que el secretario de Estado acompañará al presidente en su viaje a Cuba, informa Reuters.
"El secretario Kerry ha decidido viajar con el presidente a Cuba en tan solo un par de semanas", dijo en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, informa EFE.
Earnest adelantó que Obama, que estará en la Isla del 21 al 22 de marzo, pretende reunirse con algunos disidentes políticos dentro de Cuba, un encuentro cuya "lista de invitados" será determinada "exclusivamente por la Casa Blanca".
El secretario de Estado sugirió la semana pasada en una audiencia ante el Congreso que viajaría antes a la isla y tomaría el relevo en las negociaciones sobre derechos humanos.
Este asunto, probablemente el más tenso en el proceso de normalización de relaciones, hasta ahora había estado liderado en la parte estadounidense por el subsecretario de Estado para Democracia y Derechos Humanos, Tom Malinowski.
Earnest negó que haya algún tipo de desacuerdo entre la Casa Blanca y el Departamento de Estado sobre cómo abordar sus preocupaciones sobre las violaciones de los derechos humanos en Cuba, e insistió en que Kerry estará sentado al lado del presidente en esa reunión con disidentes.
"No habrá ninguna intervención del Gobierno cubano sobre los integrantes de esa lista", subrayó el portavoz.
El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, explicó en su rueda de prensa diaria que Kerry tuvo una serie de problemas de agenda para fijar finalmente un viaje previo al del presidente, por lo que "ha elegido" ir con Obama. 
Kirby reiteró que EEUU "continúa preocupado por los derechos humanos" en la Isla, y "esas preocupaciones continúan siendo válidas", pero advirtió de que su gobierno continúa "creyendo en que abrirse a Cuba y tener una relación (con La Habana) es la manera de comenzar una conversación con todo el mundo" dentro del país. 
Asimismo, el secretario de Estado telefoneó este viernes a su colega cubano, Bruno Rodríguez, con quien habló sobre la visita presidencial, según indicó Kirby.
Ambos "reiteraron su compromiso para hacer que la visita sea un éxito y para asegurarse de que el camino hacia la normalización continúa en la dirección positiva que ya ha tomado", dijo el portavoz. 
Kerry trasladó a Rodríguez los deseos de Obama de reunirse con una amplia representación de funcionarios cubanos, así como con miembros de la sociedad civil y expresó "su propia decepción" por los problemas de agenda que le impidieron viajar antes que el mandatario.
El secretario de Estado viajó a La Habana el pasado agosto para inaugurar formalmente la embajada estadounidense en Cuba, en la primera visita en 70 años de un jefe de la diplomacia estadounidense a la Isla. 
La de Obama, que estará también acompañado por la primera dama, Michelle, será la primera visita de un mandatario estadounidense a Cuba desde la que en 1928 hizo el entonces presidente Calvin Coolidge.