PARIPÉ DE PRENSA. POR ZOÉ VALDÉS

Tras marchar junto a un criminal comunista bajo los compases del himno del 26 de julio (ese movimiento terrorista), Obama deseó, ya fuera del recinto de mármol negro del Palacio militar, hacerse una foto acompañado de su equipo con el rostro de otro asesino como fondo, el del Che. Si Obama se queda una semanita más en Cuba -comenta una amiga
mía- le entregan el carnet del Partido. Así es. Tanta ha sido la devoción militante del presidente estadounidense que durante la conferencia de prensa hizo más bien el papel del militonto frente al cinismo de su anfitrión. Obama no se salió de un guión donde prima la importancia de lo económico por encima de los derechos humanos, la democracia y las libertades. Eso quedó claro cuando se refirió a sus relaciones y las de su país con China, el cruel gigante comunista. Lo que importa a Obama y a su país es el baro.
Durante la conferencia de prensa, el periodista Jim Acosta, de origen cubano y corresponsal de CNN para la Casa Blanca se dirigió en inglés y en español a Obama como a Castro II. Lo que quedará de su intervención será la referencia a los presos políticos y la nerviosa actuación del sinvergüenza del dictador quien respondió con una de sus descaradas piruetas: que le diera un sólo nombre de esa lista, que le diera la lista, que si podía dársela antes del anochecer él liberaría a esos presos. Es una pena que Jim Acosta no llevara esa lista en la mano, sí, porque para entrevistar a los Castro hay que prepararse como si se fuera a entrevistar al demonio, ¿o es que no los conocen? La respuesta de la Casa Blanca no se hizo esperar, aunque horas más tarde; si es verdad que la Casa Blanca le dio esa lista de presos políticos a Castro antes de la visita, como han manifestado, ¿por qué razón Jim Acosta o el propio Barack Obama no se lo recordaron públicamente? En cualquier caso, los presos políticos, que yo sepa, continúan en sus celdas de castigo, sin que nadie pueda hacer nada por ellos. Ayer envié a las cuentas de Twitter y de Facebook de Jim Acosta la lista de esos presos, por si acaso.
Quiero decirles que amén del papelazo que hizo Castro II en este encuentro con la prensa nacional y extranjera, de su enredo con los audífonos en donde se notó bien claro que le soplaban información, y que empezó, para colmo, citando a la nadadora exhibicionista norteamericana Diana Nyad que nadó entre tiburones desde La Habana hacia Estados Unidos, cuando tantos balseros han muerto en las fauces de los tiburones tratando de escapar de la isla, aparte de toda esa payasería la otra parte no quedó mejor.
Es evidente que el tirano no se ha enterado todavía que la Declaración de los Derechos Humanos tiene sólo 30 artículos, afirmó que eran 61 (el periodista cubano se lo sopló) y él lo repitió tan campante añadiendo que Cuba cumplía 47 de esos artículos. Seguramente tampoco conoce queCuba fue uno de esos firmantes el 10 de diciembre de 1948 en París.
Partiendo de esos desatinos y con su habitual desfachatez volvió a reiterar el derecho a la educación, a la salud, a la seguridad social gratuitos, como “logros de la revolución”. Ninguno de los presentes tampoco lo llamó a capítulo para rectificarle y recordarle que antes de la revolución existían las escuelas públicas gratis, los hospitales y clínicas y la seguridad social. En cuanto a la educación, o sea al adoctrinamiento castrista, hace muy poco colgué en este blog la prueba fehaciente del fracaso absoluto de esa falsa educación miserable, donde la enseñanza de los idiomas, como el inglés, fueron prohibidos, así como son prohibidos libros y materiales educativos sobre la verdadera historia de Cuba entre otros temas de vital importancia, y las obras de autores cubanos del exilio y de autores extranjeros en los que se incluyen numerosos premios Nobel. En el video que les indico se muestran las florecientes escuelas privadas todavía ilegales que intentan impartir clases de inglés y de otras materias ausentes de la metodología de la enseñanza oficial. ¿De qué salud y educación estamos hablando, de qué seguridad social? Por favor, ¿los que se ocupan del tema cubano en el gobierno americano no ven You Tube, no han estudiado atentamiente los videos acerca del estado en que se encuentran las escuelas y los hospitales para cubanos?
Raúl Castro prosiguió, fingiendo que no entendía las preguntas, trastabillando con sus lamentables  y falsas aclaraciones, con aquello de que en Cuba las mujeres ganan en igualdad de salarios que los hombres se pasó. Vamos a ver, en Cuba los cubanos son remunerados con salarios de esclavos, un salario mensual en Cuba significa para el cubano de a pie el equivalente a veinte dólares. Las pensiones de los ancianos son mucho más bajas que eso. El cubano se alimenta peor que un antiguo esclavo, como lo confirmó Manuel Moreno Fraginals en su magnífico ensayo Cuba/España, España/Cuba: Una historia comúnAquí también podrán leer acerca de la alimentación de los esclavos durante la presencia española, si se le compara con lo que comen hoy en día los 11 millones de  esclavos cubanos de la finca de los Castro notaremos la inmensa diferencia. Desde hace 57 años en Cuba la gente se ha ido muriendo poco a poco de hambre y debido a problemas de salud vinculados con la nefasta alimentación impuesta a través de la libreta de racionamiento y de la escasez que en nada tiene que ver con el embargo. Mientras Castro mentía Obama sonreía arrobado.
Por supuesto, Obama se dirigió todo el tiempo a Castro II llamándole “presidente”, como si alguien lo hubiera elegido. Sí, allí, en aquel paripé de prensa, no le quedó otro remedio que hacer él también el ridículo. Como cuando tuvo que estrechar la mano, minutos antes, en el Palacio militar, a Alejandro Castro Espín, de quien se rumora que será el heredero del “trono” en esa dinastía al estilo de la de Corea del Norte.
Pudiera extenderme sobre los detalles del deplorable paripé de prensa ocurrido ayer en La Habana, pero el terrorismo islámico ha vuelto a golpear en un país cercano que conozco muy bien y que amo, Bélgica. Me detengo aquí para seguir las noticias de los atentados. No sé si Obama y su delegación condenarán este acto de terrorismo, espero que lo hagan. Como espero que también lo hagan los opositores cubanos con los que hoy se reunirá el presidente estadounidense. Veremos a ver si, por además, las palabras de Obama al pueblo cubano desde el Gran Teatro habanero expresarán por fin algo nuevo e impactante. Tampoco creo que se atreva a mucho. Ya lo dijo él mismo, el baro es lo que cuenta. Entre tanto, puro paripé, o puro teatro, para citar a La Lupe, una gran artista prohibida en Cuba y fallecida en el exilio.
Zoé Valdés.