Sí, entendemos que Usted Sr. Castro , no necesita “regalos del imperio”



Sí, entendemos que Usted Sr. Castro , no necesita nada de los norteamericanos, claro que esa es quizás de esas pocas verdades que le aprecio...

Cómo va a necesitar algo, si su hijo Antonio Castro Soto del Valle veranea en un exclusivo balneario de Bodrum en Turquía donde ancló su yate de 50 metros en el que viajaba desde la isla griega de Mykonos con una corte de acompañantes.

Si usted Señor Castro, se rumorea ha amasado una fortuna muy cuantiosa ;  la revista estadounidense Forbes ya ha señalado en varias ocasiones que usted, es el séptimo mandatario más rico del mundo.

Según un libro titulado "La vida oculta de Fidel Castro", que publicó un exempleado suyo (Juan Reinaldo Sánchez), dijo : el "comandante" lleva una vida como la de cualquier millonario capitalista. Posee una isla privada en Cayo Piedra, cerca de 20 mansiones, tres yates, uno de ellos el Aquamara II de 88 metros de eslora, una piscina semiolímpica con delfines, un helipuerto y exclusivos cotos de caza son algunas de las propiedades más desconocidas del castrismo.

Entre sus lujos , cuenta con una flota de limusinas rusas, todas ellas negras, que el gobierno revolucionario utilizaba para sus viajes junto a altos mandatarios que visitaban la isla. Los automóviles fueron fabricados en torno a los años 60, y ahora se utilizan para pasear a los turistas por las calles de la Habana. Los coches fueron un regalo del dirigente soviético Nikita Khrushchev.


Mariela Catro, hija de Raúl Castro y por consiguiente sobrina suya, podría estar continuamente sacando dinero de la familia Castro fuera de las fronteras de la isla. De hecho se le achaca que realice numerosos viajes al extranjero, sobre todo a Italia de donde es su marido, para hacer de correo para el dinero familiar. De hecho, según se sabe, el yerno de Raúl Castro , su hermano,  posee en exclusiva la exportación de mariscos cubanos para toda Europa, con lo que es el dueño y señor del monopolio de esta división.

Nos queda claro, que usted, no necesita nada del Norte, pero ....y el resto de los cubanos, sometidos a las penurias que son sometidos...y que viven de la sacrosanta libreta de abastecimiento...

Desde hace años, la carne se sustituyó por media libra -230 gramos- mensual por consumidor de una mezcla de un poco de carne y soya, y 460 gramos (1 libra) de pollo. En un principio se distribuía una libra de manteca de cerdo y otra de aceite comestible, actualmente solo se adquieren 230 gramos de este último por persona al mes. El jabón de baño se distribuye a razón de una pastilla por persona en meses alternos, igual ocurre con el jabón de lavar. Con este grado de insuficiencia y miseria son asignados el resto de los productos ofertados a través de la libreta.


Habría que preguntarles a ellos, Señor, si quieren seguir viviendo así tan peregrinamente pobres y desabastecidos, sin contar que no se dan ni el más mínimo lujo, ni hablar de ropa , zapatos, perfumes, o cualquier otra cosa, que en cualquier parte, con trabajo , la gente adquiere...y no mencionaré el deterioro de los servicios de educación, salud, transporte, deporte, el problema de la vivienda, en fin un largo rosario de penalidades.


Creo que corresponde al cubano llano, decidir, ya de una vez si quiere o no, “regalos del imperio”, esos que usted, su familia y los militares, disfrutan , con total normalidad.

Por favor ya deje de defecar, digo , reflexionar...y dedíquese a vivir lo poco que le queda de  su mísera vejez en paz , y no siga pisoteando, como lo ha hecho siempre,  a los cubanos, ...quizás, sólo quizás , alguno le otorgue su perdón ( yo ni en mil vidas que tuviera). 

Su inminente muerte, que sin dudas celebraremos, como carnaval o Navidad anticipadas , si que sería un regalo, no del Norte, pero si del Altísimo, al que no dejaremos de dar gracias, porque al fin, le veremos podrirse definitivamente y con usted, ese calamitoso régimen opresivo y la miseria que ha acarreado.