'Sí necesitamos que el imperio, o los extraterrestres, nos regalen de todo'


Agrego que, lo que más necesitan los cubanos es libertad. El pueblo que salga , no a mendigarla, sino a exigirla. MB 
-------------------------------
DDC/ORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana
El artículo de Fidel Castro publicado el pasado lunes por la prensa estatal bajo el título "El hermano Obama" ha provocado fuertes críticas en las calles habaneras.
El texto con el que "líder histórico de la revolución" —como suele llamarlo el régimen— rechazó la mano tendida por el presidente estadounidense, Barack Obama, en su discurso en el Gran Teatro de La Habana, fue tomado como una advertencia contra las esperanzas de la sociedad civil y la diáspora. "Somos capaces de producir los alimentos y las riquezas materiales que necesitamos con el esfuerzo y la inteligencia de nuestro pueblo. No necesitamos que el imperio nos regale nada", dijo Castro.

"Hay que tener timbales para decir semejante barbaridad. Aquí no tenemos ni para producir íntimas", dijo Madelín Reygada, trabajadora de una empresa de construcción.
"Supongo que la inteligencia a la que se refiere es la que toda mujer cubana debe tener para inventar qué se come en nuestras casas, con el escaso alimento que garantiza el Estado acorde al bolsillo obrero. Y el esfuerzo de educar y criar a nuestros hijos en un país con una desigual social que obliga a vivir de robarle al propio Gobierno", afirmó Magdalena Arencibia, trabajadora de una imprenta.
"¿De cuál retiro y de cuál salario habla Fidel? ¿El de las maestras que expulsaron del sistema de enseñanza por dar repasos particulares? ¿Del mío, de 350 pesos [aproximadamente 14 CUC], después de 25 años como profesora de la Universidad de La Habana?"; preguntó Elena Calero, profesora jubilada, refiriéndose a otra parte del texto de Castro.
"Creo que Fidel no sabe en qué país vive. En Cuba nada funciona; de hecho, existen tres Cubas: la que viven ellos, la del noticiero y la de nosotros", criticó Natalia Falcón, auxiliar pedagógica. "Sí necesitamos que el imperio, o los extraterrestres, nos regalen de todo; ellos [el Gobierno] tal vez no, pero el pueblo cubano sí lo necesita".
Tanto el artículo de Fidel Castro, como las declaraciones de funcionarios del régimen evidencian que la élite que gobierna la Isla prefiere aferrase al embargo económico y, por ende, a la confrontación con el "imperialismo", indicaron varios consultados.
"Solo a través del embargo el Gobierno puede justificar su propia debacle. La mala situación del transporte es histórica, tiene la misma edad de la revolución", declaró Nelson Martín, chofer de una empresa dedicada al turismo.
"La Habana se cae a pedazos, mientras en contraste florecen aquellos negocios del sector privado que amplifican los desniveles sociales que sufre el país. Ya es una certeza que parte de esta cadena de negocios es la tapadera de fortunas amasadas por la élite militar", apuntó Maikel Pozo.
"Barrio tras barrio se vienen abajo" cada vez que hay un temporal de lluvias. "Hay gente en esos lugares que llevan más de 15 o 20 años viviendo en condiciones infrahumanas", manifestó Aleida Gordillo, vecina del barrio Juanelo, refiriéndose a la mala situación del fondo habitacional de la Isla, necesitado de inversiones urgentes y a gran escala.
"Me dijeron que el cardenal Jaime Ortega habló de perdón y de no olvidar la historia. Pues creo que tiene mucha razón el cardenal, porque Fidel tiene que pedir perdón a este pueblo por cada balsero cubano muerto en el Estrecho de La Florida", afirmó H. Crespo. "Tiene que pedir perdón a las familias de los tres fusilados en abril de 2003. Tiene que pedir perdón por cada cubano víctima de la represión. Tiene que pedir perdón por cada niño al que se le quita la compota a los tres años y la leche a los siete. Tiene que pedir perdón a 11 millones de cubanos presos del silencio".
Para la periodista independiente Lucía Corrales resulta "un ultraje" que en su artículo Fidel Castro se refiera a Antonio Maceo como "el líder negro", y más adelante le cuestione a Obama no haber mencionado "que la discriminación racial fue barrida por la Revolución".
"Este régimen debería guardar silencio en ciertos temas. Silencio absoluto. Es evidente su miedo ante el hecho de que nunca tuvo tan de cerca, en la propia sala de su casa, a su enemigo personal. Por otra parte, es inmoral y cínica, no su advertencia, sino su amenaza de que 'somos capaces de producir los alimentos y las riquezas materiales'. Un país donde ni siquiera puedes enterrar a los tuyos con dignidad. Cementerios y funerarias son la representación palpable de que el derrumbe es total", concluyó.
Un dirigente de la CTC municipal del Cerro que pidió no ser identificado declaró que "ese artículo de Fidel está fuera de contexto".
"¿Qué carajo vamos a exportar para producir alimentos y riquezas materiales: flores, quesos, marabú? Supongamos que lleguemos a ese punto, ¿quiénes se beneficiarán de esos alimentos y de esas riquezas? Me imagino que sus hijos, sobrinos y nietos; esos mismos que se permiten vacaciones en Turquía y Grecia".