El Gobierno devuelve a la Arquidiócesis de Camagüey una capilla de la parroquia de Nuevitas


A blumer bajado, siempre hay recompensas, aunque sea un amasijo de blokes viejos, no importa, los feligreses que se jodan, lo que vale es el $$$$...Pena me dan esos cueretes de quinta. MB
------------------
DDC
Luego de más de cinco décadas, el Gobierno devolvió a la Arquidiócesis de Camagüey una capilla que estuvo dedicada a Santa Teresita del Niño Jesús y que, tras ser expropiada, fue utilizada para varios fines, incluida una tienda de víveres, informa la Agencia Católica de Información (ACI Prensa).

La devolución se produjo el pasado 24 de marzo, en Jueves Santos. La capilla pertenece a la parroquia de Nuevitas. En el acto de entrega estuvieron representantes de la Empresa Municipal de Comercio, un grupo de feligreses, el párroco Castor José Álvarez Devesa y el seminarista Héctor Horruitiner.
El 15 de abril el párroco Álvarez, que también se desempeña como Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias, celebró en el templo una misa de desagravio para "pedir perdón porque alrededor de 55 años este lugar estuvo cerrado a Jesús".
"Gracias a Dios ya lo volvimos a convertir en casa de oración", dijo Álvarez a ACI Prensa.
El sacerdote indicó que ahora se elaboran "proyectos para tratar de restaurar el lugar porque está un poco descuidado".
"Queremos usarlo —aunque no esté completamente arreglado— como una casa de misión en este barrio", señaló.
Sobre la devolución de la capilla, el párroco dijo que "es una alegría que se dé un paso de justicia en cuanto a la libertad religiosa".
Sin embargo, "más que nos devuelvan los lugares, es (también) el derecho a la educación, a tener centros educativos formales" lo que requiere la Iglesia, señaló. "Por ejemplo aquí hay una escuela que todavía no la devuelven. Todavía no tenemos el derecho a la libertad religiosa a la cual aspiramos", expresó.
La devolución de la capilla "ha sido un gesto", pero falta también la libertad para acceder a los medios de comunicación, añadió. "La internet no es tan asequible para las personas, no tenemos acceso a la radio, a la televisión libremente. Entonces esos pasos todavía los esperamos".
"Es bueno lo que ha pasado, nos da alegría, pero sabemos que tenemos que seguir esperando. Hay que seguir pidiéndole a Dios", dijo.
Tras la llegada de Fidel Castro al poder, en 1959, el régimen dio pasos para disminuir la influencia de la Iglesia Católica, que criticó la deriva hacia el comunismo. Decenas de sacerdotes fueron expulsados del país y el régimen expropió colegios, templos y otros bienes a los religiosos.
Muchas de estas propiedades fueron usadas para fines ajenos al religioso. El caso más notorio es la Villa Marista que existía entonces en La Habana y que hoy es el principal cuartel de la Seguridad del Estado en el país.
En los últimos años el Gobierno ha devuelto algunas propiedades confiscadas en varias provincias, como la iglesia de Santa María y Santa Elena, y la capilla de la antigua Universidad de Santo Tomás de Villanueva, ambas en La Habana.
Sin embargo, otros edificios que pertenecían a congregaciones religiosas siguen en poder del Estado.