El régimen de Kim Jong-un interfiere los sistemas GPS de Corea del Sur

El régimen de Corea del Norte ha estado enviando señales para interferir en los sistemas de posicionamiento global por satélite (GPS) al sur del paralelo 38, que han afectado a cientos de aviones y barcos, informó este martes el Ministerio de Ciencia y Tecnología surcoreano citado por EFE.

Esta acción se produce en un momento de gran tensión en la península coreana tras las sanciones aprobadas en respuesta a las recientes pruebas nucleares y de misiles norcoreanas y coincidiendo con las maniobras militares anuales de Seúl y Washington, que Pyongyang considera un ensayo para invadir su territorio.
Seúl considera de hecho que estas señales, emitidas casi a diario desde el pasado 31 de marzo, son una "provocación" en respuesta a los ejercicios combinados de las tropas estadounidenses y surcoreanas.
El Ministerio detalló este martes que estas operaciones no han causado ningún percance importante, pero que 962 aviones, más de 700 barcos pesqueros y casi 1.800 torres de telecomunicaciones surcoreanas se han visto expuestas a interferencias enviadas por Pyongyang.
Las zonas más afectadas son las provincias surcoreanas de Gyeonggi y Gangwon, que se encuentran junto a la zona desmilitarizada, la franja que divide a las dos Coreas, técnicamente aun en guerra dado que el conflicto que las enfrentó entre 1950 y 1953 se cerró con un armisticio en vez de un tratado de paz.
El régimen de los Kim ya efectuó ataques similares en los años 2010 y 2012 que afectaron entonces a miles de aeronaves civiles y militares.
No obstante, a diferencia de entonces, los ataques se están realizando con incrementos o reducciones de estas señales casi continuos, según el ministerio surcoreano, que desconoce el motivo de este nuevo procedimiento norcoreano.
Por otra parte, el Ministerio surcoreano de Defensa reveló este martes que Corea del Norte disparó tres misiles antiaéreos al mar de Japón el pasado viernes, tras informar inicialmente solo sobre el lanzamiento de un proyectil de este tipo.
Seúl tuvo constancia de los tres lanzamientos en el momento en que se produjeron, pero decidió anunciar uno de ellos puesto que perdió la pista de los otros dos en un breve lapso, explicó un portavoz de Defensa en una rueda de prensa recogida por la agencia local Yonhap.
"Dos misiles desaparecieron del radar varios segundos después del lanzamiento, tras recorrer una distancia de vuelo relativamente corta", señaló el portavoz.
Las autoridades surcoreanas omitieron la información sobre los otros dos misiles al tener también en cuenta que no se trataba de proyectiles balísticos, que están prohibidos por resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU).
Pekín prohíbe de forma parcial el comercio exterior con Pyongyang
El Gobierno chino anunció este martes la prohibición de parte de su comercio exterior con Corea del Norte, en línea con la última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre ese país, que incluye nuevas sanciones, reportó EFE.
En concreto, el Ejecutivo ha prohibido las importaciones de materias primas como el carbón o el mineral de hierro, y las exportaciones de combustible para aviones, según reveló la agencia oficial Xinhua.
Esta medida de China, el principal socio comercial norcoreano, cumple con lo acordado por la ONU el pasado 2 de marzo, unas sanciones que buscan ahogar al régimen encabezado por Kim Jong-un tras sus últimas pruebas nuclear y de misiles.
Desde Tokio, el enviado chino para la desnuclearización de la península coreana, Wu Dawei, y Kimihiro Ishikane, director general para Asia y Pacífico del Ministerio de Asuntos Exteriores nipón, reclamaron a Pyongyang que adopte una "actitud positiva y constructiva" para retomar las paralizadas conversaciones regionales para la desnuclearización de Corea del Norte.
Pekín apoyó las sanciones de la ONU tras las nuevas exhibiciones de poderío militar de Pyongyang, pero también ha defendido que éstas no son "el fin último" y cree que deben estar acompañadas de diálogo para conseguir el desmantelamiento del presunto arsenal nuclear norcoreano.
El Gobierno chino, aliado histórico del régimen norcoreano y su principales apoyos económicos, también ha criticado algunos gestos contra Pyongyang, como la imposición de sanciones adicionales a las de la ONU por parte de Corea del Sur y Estados Unidos.
Sale a relucir el programa nuclear norcoreano en 'Los Papeles de Panamá'
Una empresa norcoreana utilizada para financiar el programa nuclear de Pyongyang figura entre los clientes del bufete panameño Mossack Fonseca, epicentro de un gigantesco escándalo mundial de evasión fiscal, reportó por su parte la AFP.
Entre los 11,5 millones de documentos filtrados, algunos de ellos corresponden a la sociedad DCB Finanzas, con domicilio legal en Pyongyang y registrada en 2006 en las Islas Vírgenes Británicas por el estudio panameño, revelaron el diario británico The Guardian y la BBC.
En 2006, precisamente, el régimen de Kim Jong-un realizó su primer ensayo nuclear, lo que le valió las primeras de una larga serie de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.
DCB Finanzas fue registrada en la Islas Vírgenes por el norcoreano Kim Chol-Sam y por el banquero británico Nigel Cowie, quien se había instalado en Corea del Norte once años antes. Cowie dirigía desde poco después de su llegada el Daedong Credit Bank, primera entidad financiera extranjera en Corea del Norte y de la cual DCB Finanzas era una filial.
Mossack Fonseca dejó de representar a DCB en 2010, cuando la agencia de investigación financiera de las Islas Vírgenes Británicas le envió un correo reclamando informaciones sobre ese cliente con domicilio legal en Corea del Norte.
Por su parte, el banquero Cowie, quien niega tener conocimiento de alguna actividad ilegal, vendió en 2011 sus participaciones en Daedong Credit Bank a un consorcio chino.
El Daedong Credit Bank, DCV Finanzas y el norcoreano Kim Chol-Sam fueron objeto de sanciones de Estados Unidos a partir de 2013, como sospechosos de haber prestado servicios financieros a entidades norcoreanas a partir de 2006, jugando un "papel central" en la obtención de fondos para desarrollar los programas nucleares y de misiles norcoreanos.