San José convoca una reunión urgente de cancilleres ante nueva oleada migratoria

La creciente presión de los emigrantes en la frontera con Panamá, que arriban en cientos por día, ha obligado al Gobierno de Costa Rica a convocar una nueva reunión de cancilleres y representantes de los países involucrados en la ruta migratoria, desde Estados Unidos hasta Ecuador, confirmó el lunes la directora general de Migración y Extranjería, Kathya Rodríguez.

De acuerdo con el diario La Nación, la cita está programada para la tercera semana de abril y, "si no se hizo antes, fue por problemas de agenda", explicó Rodríguez.
La reunión se llevaría a cabo en Costa Rica para promover "la búsqueda de una solución a la vía ilegal que se ha abierto entre Ecuador y Estados Unidos, utilizando Colombia, Panamá, Centroamérica y México, y diseñar una estrategia regional que permita medidas conjuntas para frenar el paso deemigrantes", no solo de cubanos también de africanos y asiáticos.
Justo un mes después de que saliera el último vuelo con el cual Costa Rica pretendió resolver la crisis migratoria de los cubanos, Rodríguez aceptó que la presión de los emigrantes se mantiene y cada día se aglomeran más en la línea fronteriza con Panamá. 
Hoy la tensión continúa pese "a algunos esfuerzos del Gobierno de Ecuador", dijo la directora de Migración de Costa Rica, en torno al endurecimiento de las restricciones migratorias de esa nación.
"Es una situación crítica", dijo Rodríguez, al señalar que el Gobierno costarricense mantiene los controles migratorios y las medidas de deportación anunciadas por el presidente Luis Guillermo Solís, el pasado 18 de diciembre. 
De acuerdo con la directiva, tales disposiciones no son suficientes, en vista de los múltiples factores que hacen de las fronteras costarricenses y, de la región en general, pasos porosos e inseguros que permiten el trabajo de los coyotes, en el tráfico ilegal de personas, tanto de los de la Isla como de otras nacionalidades.
Hacinamiento en Panamá
Unos 1.200 cubanos, procedentes de Puerto Obaldía y La Miel, en Darién, llegarán en los próximos días a Chiriquí, donde serán ubicados en el campamento de Los Planes, en el distrito de Gualaca, como una alternativa al hacinamiento que sufren los isleños en Paso Canoas, confirmó Hugo Méndez, gobernador de la provincia, citado por el diario Panamá América.
Méndez dijo que en el sector de Paso Canoas hay cuatro albergues en los cuales se encuentran unas 1.830 personas, a las que se sumarían las que llegarán para totalizar más de 3.000 en Chiriquí.
"En estos momentos espero un informe del Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC), que indique cuáles son las condiciones del campamento y las mejoras que se le tienen que realizar para albergar a los cubanos", aseguró Méndez.
Señaló que estas instalaciones pertenecen a una empresa privada que dio el visto bueno al Gobierno para su utilización.
En la actualidad, los emigrantes de la Isla en Paso Canoas están en el hotel Milenium y La Morenita, en el Bond de San Isidro.
Indicó que el Gobierno panameño, a través de la Cancillería, realiza "ingentes esfuerzos diplomáticos que permitan una solución a la crisis de los migrantes cubanos".
Por otra parte, el Ministerio de Salud (MINSA) pagará a la Caja del Seguro Social (CSS) todos los gastos en el que incurra por brindar atención a los más de 3.000 cubanos que se encuentran en Paso Canoas, Chiriquí, según informó el director regional, Agustín Saldaña.
"Nosotros vamos a asumir todos los gastos de atención médica, desde consulta, medicamentos y hasta cuando sea necesaria alguna operación", señaló.
Según el periódico La Prensa, el funcionario indicó que se reunió con las autoridades de la (CSS) y la Cruz Roja, y esta última pondrá la ambulancia a disposición de los emigrantes y visitará los tres albergues. Aseguró que quien se sienta mal de salud será atendido en las instalaciones panameñas que sean necesarias.