«#Otro18», el nuevo proyecto de la oposición cubana para salir del castrismo


¡¡¡CAM y Morua!!!! ATAJA que ahí se moja hasta el gato. MB
-----------------------------------------
Más de 45 organizaciones del interior y exterior de la isla lanzan una propuesta cívica para reformar la ley electoral de cara a los comicios de 2018, cuando Raúl Castro ha anunciado que dejará el poder/ABC Internacional


Después de 57 años de dictadura, una fecha clave para los cubanos es 2018: el año en que Raúl Castro ha anunciado su retirada del poder (a los 87), está prevista la celebración de comicios y los ciudadanos esperan que para entonces ya esté en vigor una nueva ley electoral. Con la atención mundial puesta en Cuba y el régimen en «una posición incómoda», tras el comienzo del deshielo con Estados Unidos y la reciente visita a la isla de Barack Obama, la oposición cubana ha lanzado este jueves en Madrid el proyecto político «#Otro18», en referencia a ese año decisivo. El objetivo es impulsar la reforma de la ley electoral y la ley de asociaciones para llegar a unas elecciones libres tras un proceso de transición política «gradual», que «vaya desde la ley, a través de la ley, hacia un Estado de Derecho», aseguró el opositor Rolando Ferrer.
A este proyecto cívico se han sumado «una gran mayoría» de la oposicióncubana -aglutinadas en la Mesa de Unidad de Acción Democrática o el Espacio Abierto de la Sociedad Civil-, a excepción de las Damas de Blanco y el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), según sus promotores. Al menos once de los trece disidentes que asistieron al encuentro con Obama el pasado 22 de marzo respaldan esta iniciativa de la sociedad civil, precisaManuel Cuesta Morúa, líder de Arco Progresista.
Morúa aprovechó la rueda de prensa, organizada por la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad (AIL), para hacer un llamamiento a España y la Unión Europea para que «lideren el apoyo a Cuba, como han hecho con Venezuela». «En su diálogo político con las autoridades cubanas les podrían pedir querespeten la voluntad de los ciudadanos, que demandan elecciones libres, con observadores internacionales», agregó el disidente.
El nuevo proyecto de la oposición cubana podría alcanzar sus objetivos si es adoptado por el sector reformista del Partido Comunista de Cuba (PCC, único) dispuesto a la apertura del régimen frente a los inmovilistas, señalaron observadores a ABC. Algunos opositores confían en que el próximo congreso del PCC, previsto el 16 de abril, aborde al fin la reforma de la ley electoral. Otros no tienen demasiadas esperanzas en que lo haga.
Las propuestas del proyecto «#Otro18» persiguen que la nueva ley electoral «proporcione espacios a la rica pluralidad ideológica y política» cubana, al mismo tiempo que se reconozca legalmente a las «múltiples» organizaciones civiles y políticas. Sus propuestas están recogidas en una «agenda mínima» y otra «máxima». En la agenda de «mínimos» figuran la reforma del sistema electoral nacional; eliminar la Comisión Nacional de Candidaturas y conseguirlibertad para nominar a candidatos independientes y hacer proselitismo; independencia del Registro Electoral; ampliar los derechos de los electores y los elegidos, y legalizar las asociaciones cívico-políticas. Entre los máximos objetivos aparecen desde reformas en materia de derechos fundamentalesde los ciudadanos a un nuevo calendario electoral.

Elecciones en las que no se elige

El comienzo de este proyecto se remonta al pasado mayo en Madrid, cuando responsables de Arco Progresista y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) propusieron impulsar la reforma de la ley electoral y la ley de asociaciones. Luego se sumaron otras organizaciones, estudiaron el sistema electoral cubano y lo contrastaron con el de otros países, y fueronasesorados por instituciones de Argentina, Costa Rica y México. Para seguir de cerca un proceso electoral, Yusmila Reyna (de Unpacu) tiene previsto viajar en breve a Perú, donde el 10 de abril se celebran comicios generales.
Desde 1976, cuando se creó la Asamblea Nacional del Poder Popular, los cubanos han sido convocados a las urnas en veintiuna ocasiones, «pero los ciudadanos nunca hemos elegido», lamentan los autores de la propuesta política «#Otro18».