Proceso penal contra el joven que participó en un vídeo sexual en San Rafael provoca polémica


Me maravilla ver como se ocupan de la inmoralidad, por dios, como si eso no pasara a diario hasta en los portales. En Cuba la gente tiene relaciones en los portales porque en un cuartucho viven 10, basta ya de cuentos y historias suecas. MB 
-----------------------------
DDC
La detención del joven que junto a una mujer protagonizó un acto sexual a plena luz del día en San Rafael ha provocado críticas de ciudadanos que cuestionan la "ausencia de policías" cuando el hecho se produjo y la aparente inmunidad para quienes "incitaron, grabaron e hicieron circular el vídeo que registró el suceso".

Rafael Arnaldo Rodríguez Agramonte, de 24 años, conocido como "El Loquito" y vecino de Centro Habana, enfrenta una posible condena por "ultraje sexual", aun cuando, según su madre, su historial clínico registra un diagnóstico de "esquizofrenia paranoide de base orgánica y psicosis maniaco-depresiva".
La licenciada en psiquiatría general Yanet Cruz Hoyos dijo, sin embargo, que "ambas afecciones no pueden coincidir en un solo individuo".
"En realidad este sujeto evidencia un trastorno esquizo-afectivo que no le impide conocer las normas básicas de comportamiento social, a menos que esté atravesando una crisis. Ahora bien, lo que debe prevalecer es la justicia; si en realidad se verifica su diagnóstico, se deberían tener en cuenta las eximentes de la responsabilidad penal que refleja la ley", afirmó.
Según el Artículo 20 del Código Penal en sus apartados 1 y 2, está exento de responsabilidad penal "el que comete el hecho delictivo en estado de enajenación mental, trastorno mental transitorio o desarrollo mental retardado […] o si, en el momento de la comisión del delito, la facultad del culpable para comprender el alcance de su acción o dirigir su conducta, está sustancialmente disminuida".
En el vídeo —que fue retirado de YouTube y en el que Rafael Arnaldo y una mujer, hasta ahora no identificada, consuman el acto sexual en el habanero Boulevard de San Rafael— también puede verse a personas que aparecen "instigando, registrando y disfrutando el desparpajo", apuntó Miguel Cedeño, vecino de Nuevo Vedado.
"No se trata de justificar a la pareja que practicó el acto sexual, pero ellos dos no fueron los únicos protagonistas. Protagonistas fueron todos: desde quienes pagaron y filmaron, hasta la policía y las cámaras de vigilancia ubicadas en la zona. En el vídeo son fácilmente identificables al menos 12 personas más. ¿Qué va a pasar con esa gente?", preguntó Cedeño.
"Si de verdad queremos democracia, Estado de Derecho y libertades, debemos comenzar por asumir que estos comportamientos deben ser censurados y sancionados", opinó Manuel Núñez, realizador audiovisual y vecino de Playa.
"La acción legal sobre 'El Loquito' procede. La regla es clara, aunque esta debe ser aplicada sin excesos y como corresponde. Es decir, que tampoco se convierta este caso en un escarmiento público protagonizado por la rabia la policía, sorprendida in fraganti en su ineficacia", añadió.
En cuanto a quienes instigaron y difundieron el hecho, abogados del independiente Centro de Información Legal Cubalex, consultados al respecto, indicaron que en el Código Penal cubano no existe figura que penalice "la captación, reproducción o publicación por fotografía, filme, o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos […] para fines publicitarios, comerciales o de naturaleza análoga", como sí reflejan leyes de otras naciones.
No obstante, los especialistas de Cubalex advirtieron que el código cubano sí incluye otras figuras que pueden aplicarse a estos sujetos, "como el 'incumplimiento del deber de denunciar' e 'instigación a delinquir', contenidos en los Artículos 161 y 202 respectivamente".
Incluso el propio Artículo 303, referido al delito "ultraje sexual", prevé en su inciso c) la sanción a quien "produzca o ponga en circulación publicaciones, grabados, cintas cinematográficas o magnetofónicas, grabaciones, fotografías u otros objetos que resulten obscenos, tendentes a pervertir o degradar las costumbres".
Por ahora las consecuencias se desencadenan, al parecer, exclusivamente sobre Rafael Arnaldo. No se ha podido verificar el arresto de la mujer.
El caso de "El Loquito de San Rafael", provocó un "dilema moral" para Nila Camejo, ama de casa y vecina de la barriada El Canal, ya que el joven tiene "antecedentes por abuso lascivo".
"Tengo dos nietas, soy mujer; repudio todo lo que tenga relación con estos delitos. Por otro lado me pregunto si este hombre realmente fue atendido adecuadamente por sus trastornos mentales", dijo Camejo.
"También me preocupa cómo quedarán los que salen en el vídeo filmando y vitoreando, y algunos inescrupulosos de El Paquete por distribuir este tipo de cosas, entre otras peores", dijo.
Rolando Reyes Rabanal, periodista de Hablemos Press, consideró apropiado el procedimiento penal sobre Rafael Arnaldo. "Existió el delito y, como consecuencia, se requiere la aplicación de la ley".
"Otro tema es la justicia y el proceso para llegar a esta. Lo que debe hacerse es un seguimiento del caso; es decir, estar al tanto de que se haga el peritaje médico a cabalidad, que se atienda adecuadamente a esta persona, incluyendo el tratamiento psiquiátrico y la medicación".