Votantes cubanoamericanos de Miami-Dade desconfían del acercamiento Washington-La Habana

Casi un año y medio después del histórico anuncio del 17 de diciembre de 2014, muchos votantes cubanoamericanos en Miami-Dade siguen mostrando reticencias ante la política de acercamiento del Gobierno de Barack Obama al de Raúl Castro, según los resultados de una encuesta realizada por la firma Bendixen&Amandi, reporta el diario miamense El Nuevo Herald.

Pese a que la nueva política cuenta con el apoyo de la mayoría de los votantes en el condado (63% en general, que llega al 88% entre los afroamericanos), los cubanoamericanos siguen divididos, con un 51% en contra de la normalización y al 46% a favor, indica la publicación. La diferencia se encuentra muy cerca del rango de error de la encuesta, de más/menos 3.99 puntos porcentuales.
La división se manifiesta de nuevo con respecto al viaje de Obama a Cuba, en marzo pasado. Un 48% de los votantes de origen cubano dijo que fue "una mala idea", frente al 44%, que la calificó de "buena". En comparación, el 63% de todos los votantes consideró favorablemente el viaje.
La encuesta fue realizada vía telefónica entre el 1y el 4 de mayo con 600 votantes registrados en el condado Miami-Dade. Tuvo el patrocinio de El Nuevo HeraldThe Miami Herald, Univisión 23 y WLRN.
Un sondeo de la misma firma, realizado en diciembre del 2015 a cubanoamericanos de todo el país (no solo votantes registrados) encontró un 56% de apoyo a la decisión de Obama de normalizar las relaciones con La Habana, pero los residentes en la Florida ya mostraron entonces una opinión menos favorable.
El diario miamense señaló que entrevistó a varios de los votantes cubanoamericanos republicanos que participaron en el estudio y estos expresaron disgusto, principalmente por los escasos resultados a casi 18 meses del anuncio de la nueva política.
Entre los demócratas, afroamericanos y los jóvenes, el apoyo a la normalización es mayoritario, según revelan las cifras del nuevo sondeo. Sin embargo, aunque respaldan el acercamiento, los votantes de Miami Dade no están convencidos aún de viajar a Cuba.
El 77% de los encuestados dijo que no tenía intención de visitar la Isla el próximo año. La cifra es aún más alta entre los cubanos, el 87%. Entre los pocos que sí quieren ir a Cuba, la mayoría quiere hacerlo en crucero, como turista.
El hallazgo es paradójico, en un momento en que aumentan los viajes de estadounidenses y cubanoamericanos a la Isla. En el caso de los votantes de origen cubano, Fernand Amandi, director de la encuesta, se lo achaca a una mayor presencia de exiliados de las primeras olas migratorias, que tendrían ya menos lazos familiares en Cuba.
El Nuevo Herald apuntó que ninguno de los cubanoamericanos a los que entrevistó manifestó intención de viajar a Cuba en el futuro próximo.
Los votantes cubanoamericanos chocaron también con la opinión general en otro tema: la posibilidad de un consulado cubano en Miami-Dade. La mayoría (58%) lo rechazó aunque el 52% de todos los encuestados dice estar a favor. También hay un claro rechazo entre los republicanos, en igual proporción, el 58%.
El discurso de Obama en La Habana fue el punto que logró hacer coincidir los criterios de los cubanoamericanos con los del resto de los votantes.
Tres cuartas partes de los cubanoamericanos vieron el discurso y, entre estos, el 81% dijo que le había gustado. Coincidentemente, también el 81% de todos los votantes que vieron el discurso tuvo una opinión favorable.
Sobre el reciente debate acerca del viaje del crucero de Carnival a la Isla, el primero en medio siglo, la encuesta mostró que el esfuerzo de relaciones públicas de esa compañía fue efectivo.
El 69 por ciento de todos los encuestados y el 60 entre los de origen cubano dijeron sentirse "un tanto" o "muy satisfechos" con el modo en que la compañía manejó las prohibiciones de La Habana, que terminó cambiando la regulación que impedía la llegada de cubanos a la Isla por mar. La polémica, no obstante, podría haber mellado la popularidad de Carnival entre los cubanos, pues el 36% tiene una imagen "un tanto" o "muy desfavorable" de la compañía.
La muestra fue diseñada para ser representativa del perfil del votante del condado Miami Dade. El 56% de los encuestados fueros hispanos y mujeres. El 38% es de origen cubano, el 41% está registrado como demócrata y el 31% como republicano.