Departamento de Justicia de EEUU se opone a cerrar Guantánamo

El presidente de Estados UnidosBarack Obama, enfrenta nuevamente la oposición dentro de su propio Gobierno, esta vez de la fiscal general, Loretta Lynch, por sus planes de cerrar la prisión militar en la bahía de Guantánamo, según altos funcionarios gubernamentales, reporta Reuters.

Lynch, una fiscal federal a la que Obama designó para liderar el Departamento de Justicia hace dos años, se opone a una propuesta respaldada por la Casa Blanca que permitiría a prisioneros deGuantánamo declararse culpables de cargos de terrorismo a través de una videoconferencia, comentaron los funcionarios.
En los últimos tres meses, Lynch ha intervenido dos veces para bloquear las propuestas gubernamentales sobre el tema, pues objeta que violarían reglas de larga data sobre procedimientos en justicia criminal.
En el primer caso, su oposición desbarató una iniciativa legislativa de la Casa Blanca para permitir admisiones de culpabilidad a través de video, luego de casi dos meses de negociaciones entre agencias y de la redacción de la legislación.
En el segundo caso, Lynch impidió que el Gobierno respaldara públicamente una propuesta del Senado de legalizar las admisiones de culpabilidad a través de video.
Funcionarios de la Casa Blanca confirmaron que Obama respalda la propuesta, pero que el presidente optó por no anular las objeciones de Lynch.
"Hubo algunas frustraciones. La principal abogada del país intervino; el Departamento de Justicia tiene jurisdicción para hacerlo", dijo un funcionario de la presidencia.
Si se convirtiera en ley, el plan respaldado por Obama permitiría que sospechosos de terrorismo que se declaren culpables cumplan sus sentencias en cárceles de otro país, sin llegar a pisar territorio estadounidense.
De ese modo, el plan eludiría una prohibición del Congreso a las transferencias de detenidos a Estados Unidos, lo que ha dejado a decenas de presos en un limbo judicial a largo plazo en el enclavemilitar estadounidense en Cuba.
Obama prometió que cerraría la prisión de Guantánamo durante su mandato y aunque durante su Gobierno han salido de ahí unos 160 presos, las instalaciones aún albergan a 80 detenidos.