Identifican a cubana degollada en Madrid, en aparente vendetta de narcos


"Era muy querida", dijeron vecinos del barrio donde residía Maritza Osorio, la rubia cubana que era secretaria de un abogado y ex fiscal peruano que llevó casos de drogas. En su despacho encontró la muerte.
Maritza Osorio se encontraba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Como el caballo purasangre de Jack Woltz en El Padrino, todo indica que la cubana, otra secretaria y un cliente de la firma legal donde ella trabajaba en Usera, un barrio de inmigrantes de Madrid, fueron sacrificados para mandar un mensaje al titular del bufete, que fue fiscal para asuntos de narcotráfico en su país, Perú.

Los bomberos hallaron los tres cadáveres cuando fueron a sofocar un incendio reportado en el edificio, ubicado en el número 40 de la calle Marcelo Usera, alrededor de las 6.30 de la tarde.