La balserita que llevó a las Kardashian a Cuba


A careta quitada. ¡Balserita! Una balserita no es dueña de un agencia de pasajes a Cuba tan rápido, ese negocio es de los castros, llevado aquí por sus agentes, y si ella siendo cierto que lo logró, bien descarada es en llevar a famosos a la Cuba de donde se fue por hambre y miseria. Mentiras con los cubanos que estudiamos es las escuelitas del pinocho Castro, pol favor....MB
--------------------------------
Martí Noticias

Jessi era aún una niña cuando la montaron en una balsa y la trajeron a EEUU, dejando atrás a casi toda su familia. Después de muchos años logró regresar a Cuba, pero su madre murió un día antes. Hoy tiene una agencia de viajes que lleva a ricos y famosos a la isla.
Con solo 27 años de edad, la joven cubanoamericana Jessi Calzado Esponda ya ha trabajado para el Congreso estadounidense y es dueña de su propia empresa, Cuba Inspira, una agencia de viajes que ha llevado a ricos y famosos a Cuba, pero detrás del éxito empresarial de Calzado está una historia que no siempre ha sido de momentos felices.
Jessi tenía siete años cuando, sin previa planificación, fue puesta en una balsa y enviada a Estados Unidos, explica la joven en un video del sitio digital Career Fuel que narra cómo logró, a los 24 años, convertirse en asistente personal del Congreso.
“Fui puesta en la balsa por accidente. Recuerdo toda la travesía. Fueron cinco días, bajo una tormenta. Nos quedamos sin agua y sin comida. Éramos 17 personas y un perro”, relata en el video.
“Perdí a mi mamá, mi papá, mi hermano, porque todo el mundo se quedó en la isla”, cuenta sobre el momento en que llegó al Sur de la Florida. Calzado se instaló con una tía y su abuela en Tampa para comenzar una nueva vida.
Poco después de su llegada, su tía falleció, y Jessi quedó al cuidado de su abuela. En Tampa estudió y se graduó de preuniversitario. Luego se mudó a Washington D.C. con un sueño en mente: trabajar para el Congreso.
Con la ayuda de la representante Kathy Castor, a quien había conocido siendo una niña, Jessi logró una pasantía para trabajar en su oficina en febrero de 2009, y en julio de ese mismo año pasó a ser un miembro del equipo.
Pero sus primeras semanas fueron difíciles. No tenía un hogar, ni dinero para pagar una renta en D.C., así que la joven tuvo que vivir en un albergue para desamparados, y trabajar como niñera en su tiempo libre para pagar comida y transporte. Hasta que recibió su primer cheque.
“Entonces pude rentar un apartamento, y lo primero que hice fue traer a mi abuela de Tampa a D.C”, cuenta Jessi.
La joven cubanoamericana perdió todo el contacto con su familia en la isla durante 19 largos años, hasta que un día recibió un mensaje de su madre por Facebook, explicó recientemente en una entrevista con el reportero Adriel Reyes, de Radio Martí.
La joven dijo que al estar sus padres en Cuba tenían la potestad de reclamarla, pero que su madre prefirió no hacer uso de ese derecho “para darme una mejor vida”.
El precio que hubo de pagar fue grande, pues madre e hija no volvieron a encontrarse. Jessi viajó a Cuba en el 2012 para ver a su madre, pero esta falleció un día antes de su llegada, víctima del cáncer.
La primera vez que la joven rencontró a todos los miembros de su familia fue en el funeral de la madre.
Calzado explicó a Martí Noticias que la política de acercamiento del presidente Obama con Cuba la motivó a fundar Cuba Inspires (Cuba Inspira), la agencia de viajes que ha llevado a la isla a celebridades como las hermanas Kardashian,Candis Cayne y al primer grupo de activistas LGTBI estadounidenses.
“Parte de mi misión es conectar a esas celebridades con las personas que viven en Cuba”, y que entiendan la realidad de la isla, subrayó Calzado.
La joven cubanoamericana se enorgullece de que Cuba Inspira dona parte de sus ganancias al pueblo cubano, y asegura que al mismo tiempo que el pueblo estadounidense se acerca y conecta con los cubanos de la isla, ella lo hace con su familia.