El obispo de Santa Clara visita a Guillermo Fariñas


Que Obispo más bueno con sus "compañeros-camaradas", bueno, el dice que el socialismo hay que defenderlo, allá va eso. Su iglesia si tuvieran moral, estuviera vacía. MB.
------------------------------
DDC
El obispo de la Diócesis de Santa Clara-Sancti Spíritus, monseñor Arturo González Amador, visitó el sábado al Premio Sajarov Guillermo Fariñas Hernández, que este domingo cumple su onceno día en Huelga de Hambre y Sed.

Según recoge el blog del Foro Antitotalitario(FANTU), organización a la que pertenece Fariñas, el opositor declaró que el representante de la Iglesia Católica y él estuvieron "un rato hablando".
"Siempre es un gran placer conversar con nuestro obispo, monseñor Arturo González está muy preocupado por mi salud", dijo.
La Iglesia Católica en la Isla tiene una pastoral que mira preferentemente hacia los más necesitados, los pobres, los presos, los marginados y reprimidos.
Según la reseña de FANTU, otras veces que Fariñas ha estado en huelga, Arturo Amador lo ha visitado.
En el último parte de la noche del sábado, también compartido en el sitio digital, Jorge Luis Artiles Montiel explicó que "Fariñas ha estado muy soñoliento y se queja de mucho dolor intercostal".
Según la nota, prosigue eliminando líquidos. Además precisa que fue reconocido por la enfermera Alicia Hernández sobre las 21:00 horas del sábado y ofrece los datos de la tensión arterial, la frecuencia cardíaca, el pulso, la temperatura corporal y el peso, que tiende a perder otra vez después de los sueros suministrados en el Hospital Arnaldo Milián de Santa Clara.
Anteriormente, en declaraciones a DIARIO DE CUBA, el vocero de Guillermo Fariñas dijo que se sentía "con buen ánimo y firme en su decisión de mantener la huelga de hambre y sed hasta las últimas consecuencias".         
El premio Sajarov inició declaró su protesta el pasado 20 de julio mediante una misiva a Raúl Castro, tras una detención en la que recibió una severa golpiza.
En la carta dijo que no abandonaría la huelga de hambre y sed hasta que el general se comprometa públicamente a que los opositores "no serán más torturados, golpeados, amenazados de muerte, no les serán incoadas causas espurias y no se les confiscarán sus propiedades".