Oposición republicana a los viajes a la Isla podría estar erosionándose, dice 'The Hill'

La oposición republicana a levantar las restricciones de viajes a la Isla como parte del embargo de Washington sobre La Habana ha comenzado a erosionarse en el Capitolio, según publica el diario The Hill.

Desde que el presidente Barack Obama restableciera relaciones diplomáticas con La Habana, un pequeño pero creciente número de senadores republicanos se han sumado a una propuesta promovida por los legisladores Jeff Flake (Arizona) y Jerry Moran (Kansas) que aboga por eliminar las prohibiciones sobre el turismo norteamericano a Cuba.
La bipartidista Ley Libertad para viajar a Cuba tiene hasta el momento 51 copatrocinadores y ganó el apoyo de otros 14 senadores republicanos este año en la Cámara y el Senado, señala la publicación.
El fortalecimiento de los esfuerzos de Flake se han visto alentados por pasadas declaraciones del virtual candidato republicano Donald Trump, quien dijo que está de acuerdo con los pasos dados por la Administración Obama respecto a las relaciones con el Gobierno cubano, aunque también manifestó que él los hubiera manejado "mejor".
The Hill no obstante agrega que todavía existe una fuerte oposición entre congresistas republicanos para levantar las restricciones de viajes. Menciona los casos de los senadores Ted Cruz (Texas) yMarco Rubio (Florida) que argumentan que fortalecería el Gobierno de Raúl Castro, con su historial de violaciones a los derechos humanos.
"Todos queremos más democracia en Cuba", dijo Flake al medio estadounidense. "Ellos lo ven un poco diferente de lo que yo lo hago, pero saben que esa es la dirección en que voy", añadió.
El Gobierno de Obama ha relajado algunas de las restricciones de viajes a Cuba para permitir que los políticos, periodistas, estudiantes y cubanoamericanos puedan visitar la Isla. Sin embargo, sólo el Congreso puede levantar las restricciones en su totalidad, recuerda The Hill.
"He tenido una discusión con (Flake sobre el asunto) durante años", declaró el legislador Chris Smith.
"(…) La industria del turismo cubano está en gran parte dirigida por el régimen de Castro, por lo que nuestro dinero estaría fluyendo en sus arcas y manteniendo a flote la dictadura", argumentó.
Pero los críticos del embargo dicen que mantenerlo solo empeoraría las violaciones de los derechos humanos a que se refieren los detractores del levantamiento.
"Cuanto más turistas visiten la Isla con cámaras, en algún momento eso comienza a ejercer presión sobre el Gobierno cubano para tratar a su gente más apropiadamente," dijo por su parte el senador Bill Cassidy a The Hill.
Este mes la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó nuevas cláusulas que buscan fortalecer las sanciones a La Habana en el proyecto de ley del presupuesto de servicios financieros y gastos generales del Gobierno para el 2017.
Así lo hizo después que dos enmiendas para eliminar las restricciones a las exportaciones agrícolas y los viajes a la Isla fueran retiradas. Incluyó la limitación de ciertos intercambios educativos en los llamados contactos people-to-people.