Quito llama a países implicados en la crisis migratoria cubana a 'adoptar medidas conjuntas'

El Gobierno de Ecuador hizo el jueves un llamamiento a los países que se han visto implicados por la crisis suscitada por emigrantes cubanos que quieren llegar a Estados Unidos, a adoptar medidas conjuntas ante la situación. En un comunicado oficial, la Cancillería ecuatoriana rechazó las denuncias de presunta vulneración de los derechos de ciudadanos recientemente deportados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, "como ente a cargo de la política migratoria de Ecuador", manifestó "su preocupación ante la crisis migratoria que afecta, en los últimos meses, a miles de ciudadanos cubanos en situación de movilidad en varios países de la región", señaló la declaración que recoge el diario El Comercio, apegada a la más reciente emitida por La Habana.
La Cancillería ecuatoriana identificó como "factores que generan y alimentan dicha crisis", a la política migratoria de Estados Unidos a través de la llamada "Ley de Ajuste Cubano" y la norma conocida como "pies secos, pies mojados".
"Dicho marco legal se constituye en un estímulo permanente al incesante y riesgoso flujo de cubanos que transitan por nuestros países, con el propósito de llegar a cualquiera de los puntos fronterizos estadounidenses", apuntó.
La llegada de cubanos a Ecuador para tratar de ir a Estados Unidos "compromete las políticas del Gobierno nacional que, ancladas en la Constitución, propugnan la consecución de la libre movilidad humana y la ciudadanía universal, el combate a las mafias que lucran con la trata y el tráfico de seres humanos y la migración riesgosa", añadió.
Por ello, el Gobierno de Ecuador "llama a todos los países implicados en esta crisis migratoria, que afecta gravemente los derechos humanos de las personas en una situación de extrema vulnerabilidad, a adoptar medidas conjuntas", remarcó la Cancillería.
También rechazó, "en los términos más firmes", la que llamó "campaña de desinformación que, con claros fines políticos, distintos actores nacionales, así como supuestos representantes de ciudadanos cubanos, han desarrollado en las últimas semanas".
"La demanda sui generis de que el Estado ecuatoriano facilite el traslado a un tercer país a personas que no desean permanecer en el Ecuador" supondría que el Gobierno "sea copartícipe de procesos de migración irregular", algo que "no tiene precedentes y es inasumible por parte del Gobierno", añadió el texto.
Recordó que "varias decenas de miles de ciudadanos cubanos se han beneficiado de la concesión de visados y de la residencia permanente en el país en los últimos años". Asimismo, afirmó que "la acción administrativa desarrollada por el Gobierno busca proteger a las personas devueltas a Cuba de los peligros de la migración riesgosa, en estricto respeto a la legislación migratoria del país, precautelando así sus derechos humanos más elementales".
El Ministerio del Interior de Ecuador realizó la deportación —por orden judicial según informó— de un total de 121 ciudadanos cubanos de 171. Los abogados que los patrocinaban denunciaron "violaciones al debido proceso y a los derechos humanos" de sus defendidos, para quienes pedían la libertad inmediata.
La acción judicial de Migración se cumplió luego de tres semanas de protestas del grupo de cubanos que acamparon cerca de la embajada de México para pedir que ese país adelantara una operación especial para llevarlos al norte, tal como lo hiciera ese Gobierno cuando, junto a los de Costa Rica y Panamá, creó un corredor humanitario y trasladó a cubanos para permitirles seguir camino a Estados Unidos.
Desde la llegada al poder del presidente Rafael Correa miles de cubanos arribaron a Ecuador, muchos de ellos con la intención de viajar a Estados Unidos, cumpliendo una peligrosa travesía por tierra a través de Colombia y Centroamérica.