Republicanos califican de 'acomodo vergonzoso' el acercamiento de Obama a La Habana

El Partido Republicano aprobó el lunes, en el arranque de su convención nacional, una plataforma ideológica que incluye la construcción de un muro en la frontera con México y califica de "acomodo vergonzoso a las exigencias de tiranos" el acercamiento del Gobierno de Barack Obama a La Habana.

La plataforma expresa disposición a recibir a Cuba en la familia hemisférica "después de que sus líderes corruptos dejen el poder por la fuerza y rindan cuentas por crímenes de lesa humanidad", reporta la AP.
Al referirse a otros países del continente, el manifiesto acusa a Obama de permitir que Venezuela se haya convertido en "un estado narcoterrorista, una estación iraní que amenaza a América Central y un refugio para los agentes de Hezbolah".
Agrega que Estados Unidos estará listo para ayudar a los venezolanos a "restaurar su país a la familia de las Américas" una vez que ellos triunfen en su lucha por "restaurar la democracia y recuperar sus derechos".
En cuanto al muro en la frontera con México, el documento dice que debe "ser suficiente para detener el tránsito vehicular y peatonal".
"Debe abarcar la frontera sur por completo", reza la plataforma, que manifiesta las líneas maestras del partido, aunque no es de cumplimiento obligatorio para quienes ocupen funciones gubernamentales.
"En una época de terrorismo, cárteles narcotraficantes, tráfico de personas y pandillas criminales, la presencia de millones de individuos no identificados en nuestro país presenta riesgos graves a la seguridad y soberanía de Estados Unidos", agrega el Partido Republicano en su programa político. "Nuestra prioridad principal, por lo tanto, debe ser asegurar nuestras fronteras y todos los puntos de entrada y aplicar las leyes migratorias".
El documento no se refiere de manera explícita a la deportación de los 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin autorización, pero aboga por derogar inmediatamente los alivios migratorios ordenados en 2014 por el presidente Barack Obama para proteger de la deportación a cinco millones de personas.
También se pronuncia a favor del E-Verify (una base de datos operada por el Gobierno federal que permite a patronos determinar si los aspirantes a empleados pueden trabajar legalmente en el país); de castigar con cinco años de cárcel a extranjeros que reingresan ilegalmente a Estados Unidos tras ser deportados, y de negar fondos públicos a inmigrantes no autorizados y a gobiernos locales que protegen a sus residentes de las autoridades migratorias federales.
El documento no especifica si México debe pagar por la construcción del muro, algo que el aspirante republicano Donald Trump ha planteado durante su campaña.
Por otra parte, el partido señala en su plataforma que, si bien el comercio internacional es crucial para la economía estadounidense, son necesarios "acuerdos comerciales mejor negociados que privilegien los intereses estadounidenses".
"Cuando esos acuerdos no protegen adecuadamente los intereses o la soberanía estadounidense, o cuando son incumplidos impunemente, deben ser rechazados", considera.
El documento no menciona específicamente al tratado de libre comercio con México y Canadá, pese a que el mes pasado Trump dijo que de obtener la presidencia buscaría salir del acuerdo, al que responsabiliza por la desaparición de millones de empleos en Estados Unidos.
Los presidentes Barack Obama, Enrique Peña Nieto y el primer ministro canadiense Justin Trudeau ofrecieron horas después una conferencia de prensa conjunta en la que defendieron los beneficios del intercambio comercial.
México es actualmente el tercer socio comercial de Estados Unidos y el intercambio alcanzó los 531.000 millones de dólares en 2015.
Al mismo tiempo, el documento agradece a México su lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y señala que el hecho de que millones de estadounidenses tengan ascendencia mexicana "debería promover una mayor comprensión y cooperación entre nuestros países".