El Gobierno de Obama asegura que no tiene intenciones de 'liberar o intercambiar' a Ana Belén Montes


Cuando lo vea, lo creo. MB
-------------------------------------
DDC
El Departamento de Estado, a nombre del presidente Barack Obama, aseguró en una carta al Comité Especial Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes que el Gobierno de Estados Unidos "no tiene intenciones de liberar o intercambiar" a Ana Belén Montes, la analista de inteligencia encarcelada por espiar para el régimen cubano, informa el diario El Nuevo Herald.

La misiva, a la cual la publicación miamense asegura haber tenido acceso, está dirigida al presidente del comité, Devin Nunes, y fue enviada el 19 de agosto.
El Departamento de Estado respondió con ella a una carta que escribió Nunes a Obama el 12 de julio para urgirlo a no liberar y transferir a Cuba a Montes, a quien el congresista catalogó de "espía desvergonzada".
Montes, la más importante experta en temas cubanos de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos (DIA), fue sentenciada en octubre de 2002 a 25 años de prisión tras declararse culpable de conspiración para espiar para el Gobierno de Cuba durante los 16 años en que fue analista de esa agencia.
"Montes no se arrepintió y sigue sin arrepentirse. Traicionó la confianza del público, la seguridad de Estados Unidos, y su juramento de defender la Constitución mientras se mantenía leal a los hermanos Castro en La Habana (…) Ana Belén Montes tiene bien merecida su condena de 25 años de prisión, y ella debe cumplir cada día de la misma", escribió Nunes a Obama.
La propia Montes, de origen puertorriqueño, dijo en una entrevista con el blog Cayo Hueso en 2015: "Silenciarme no será posible. Mi acto de compromiso con la Isla es un hecho imposible de desconocer".
El presidente del Comité Especial Permanente de Inteligencia recordó que Montes, debido a su alta posición, comprometió todos los programas de recolección de inteligencia sobre Cuba, reveló la identidad de cuatro agentes estadounidenses encubiertos y pasó información que pudo haber llegado a otros países hostiles. "En resumen, Montes fue una de las espías más dañinas en los anales de la inteligencia estadounidense", recalcó.
El Departamento de Estado aseguró a Nunes que comparte su preocupación "con respecto a la seguridad nacional y la importancia de salvaguardar la información clasificada".
"El Departamento se dedica a tomar todas las medidas posibles para proteger e impedir la divulgación no autorizada de información clasificada", añadió.
La carta a Nunes intentó calmar los rumores sobre un posible canje de la espía por la fugitiva estadounidense refugiada en Cuba Joanne Chesimard, que crecieron a partir de una reunión a principios de junio entre representantes de ambos países.
Durante una conversación sobre el intercambio de prisioneros, la parte cubana habría mencionado su interés por la liberación de Montes.
Sin embargo, algunos miembros del comité todavía cuestionan las verdaderas intenciones de la Administración Obama y dudan del compromiso refrendado en la misiva.
Según El Nuevo Herald, la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen recordó que el Gobierno de Obama había ofrecido garantías similares al Congreso sobre el canje de los cincos espías cubanos.
"Ahora sabemos que resultaron ser falsas", dijo Ros-Lehtinen. "Cuando se trata de la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba, no se puede confiar en el gobierno de Obama", opinó.