Investigadores acusan al presidente Peña Nieto de plagiar casi el 30% de su tesis

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, habría plagiado parte de su tesis universitaria para obtener su licenciatura en Derecho cuando tenía 25 años, de acuerdo con una investigación periodística de Aristegui Noticias divulgada recientemente y citada por EFE.

Según el medio, casi el 29% del contenido del texto de Peña Nieto, presentado en 1991 para conseguir su título por la Universidad Panamericana, fue "robado de obras de otros autores". Es decir, 197 de sus 682 párrafos provienen de textos de, al menos, una decena de autores a los que el presidente no cita o ni siquiera menciona en la bibliografía del trabajo, añade.
El reportaje compara los fragmentos de la tesis, titulada El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón, con obras del historiador Enrique Krauze o la académica de la Universidad de Nuevo México Linda Hall, entre otras personalidades.
Por su parte, la Universidad Panamericana afirmó que revisaría las acusaciones sobre el supuesto plagio. "La Facultad de Derecho de la Universidad está a cargo de revisar lo concerniente a este tema", informó la institución en un comunicado.
La Panamericana "cuenta con procedimientos para que los procesos de titulación cumplan con los requisitos previstos en la normatividad avalada de las autoridades correspondientes", aseguró, para añadir que el centro "se ha distinguido a lo largo de su historia por su trabajo de calidad y una sólida ética".
La institución docente —con campus en la capital, Aguascalientes y Guadalajara— manifestó que no fueron consultados en la elaboración de la nota periodística de Carmen Aristegui, responsable del portal.
Tras la salida a la luz de la investigación, el portavoz de la Presidencia de México, Eduardo Sánchez, emitió un comunicado en el que aseguró que Peña Nieto "cumplió con los requisitos establecidos por la Universidad Panamericana para titularse como abogado".
"Por lo visto errores de estilo como citas sin entrecomillar o falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía son, dos décadas y media después, materia de interés periodístico", agregó el portavoz.
El reportaje ha sido publicado en un momento en el que, según las encuestas, el presidente se encuentra en su punto más bajo de popularidad y enfrenta la oposición a una de sus principales apuestas políticas, la reforma educativa.
Académicos contra el plagio
En una carta publicada el jueves, más de 190 académicos de universidades públicas y privadas de México repudiaron el plagio académico en todas sus variantes y acusaron a la Presidencia del país de minimizar el caso del presunto plagio de tesis de Enrique Peña Nieto.
"Mientras no surja una conciencia del sinnúmero de implicaciones y consecuencias negativas que conlleva el plagio académicos, mientras se le siga considerando una falta menor y mientras no exista una legislación adecuada para identificarlo y castigarlo, seguirá siendo una práctica más o menos recurrente entre los estudiantes, profesores e investigadores de México", señalaron.
Según los firmantes, tanto la Presidencia como gran parte de la opinión pública han minimizado el hecho lo que les "parece aún más preocupante".
Renuncias en Europa
Los casos de plagio han llegado a desencadenar durante los últimos años renuncias de altos cargos de países europeos.
Según recuerda la publicación Periodista Digital, en 2015 la ministra de Educación eslovena, Klavdija Markez, dimitió cinco días después de jurar el cargo, tras descubrirse que plagió más de un tercio de su tesis de máster.
Igualmente sucedió con el presidente de Hungría en 2012, Pál Schmitt, quien anunció su dimisión cuando una universidad de su país le retiró el título de doctor por plagiar gran parte de su tesis.
Alemania es otro ejemplo de país en el que los mandatarios han tenido que asumir su responsabilidad por este tipo de escándalos.
La ministra alemana de Educación y Ciencia, Annette Schavan renunció en 2013 después de que invalidaran su título de doctorado —obtenido 33 años atrás—, y dos años antes, el ministro de Defensa Karl Theodor zu Guttenberg, dimitió por circunstancias similares.