Louisville, una insospechada Pequeña Habana lejos de Miami


A la mayor ciudad de Kentucky llegan cada vez más cubanos/Cubanet

ATLANTA, Estados Unidos.- El aroma a café intenso, los sabores de la tradicional cocina caribeña y el ritmo de la salsa son cada vez más comunes en la ciudad estadounidense de Louisville, que tiene porcentualmente la tercera mayor comunidad cubana del país, solo por detrás de Miami y Las Vegas.

Lejos eso sí de los cerca de 1,2 millones de cubanos que viven en el sur de Florida, esta ciudad de Kentucky se convirtió en los últimos años en un poderoso imán para estos isleños por su calidad de vida y las oportunidades económicas que ofrece, además por ser acogedora con los inmigrantes.
En 2014 residían más de 7 000 cubanos en el área metropolitana de Louisville, el doble que cinco años antes, según datos del censo, aunque residentes en la ciudad aseguran que ese número ya ronda los 14 000, lo que amenaza la hegemonía de los mexicanos como principal minoría de la ciudad.
Así, artistas, profesores, trabajadores de salud, camioneros y propietarios de negocios forman parte del nuevo “tejido humano” que conforma la comunidad cubana de Louisville, que ofrece puestos de trabajo mejor pagados a los recién llegados y un menor costo de vida que en Miami.
Uno de ellos es Fernando Martínez, que llegó de Cuba en una balsa en la década de los años noventa y encontró en Louisville el famoso “sueño americano” que tanto anhelaba desde niño en su isla natal.
Tras años trabajando como jardinero, carnicero y otros trabajos temporales para poder ahorrar dinero para empezar su propio negocio, es ahora propietario de siete restaurantes en el área de Louisville.
“Las oportunidades existen pero hay que estar dispuesto a trabajar y sacrificarse para alcanzar esos sueños”, señala a Efe.
Otro ejemplo es Luis Fuentes, un ingeniero ambiental que desde hace siete años publica el periódico mensual “El Kentubano”.
Fuentes aseguran que la clave para esta llegada de cubanos reside en que Louisville es una ciudad que da la bienvenida a los inmigrantes y les brinda la oportunidad de desarrollarse y asimilarse a la cultura estadounidense.
“Cuando yo llegué aquí, los cubanos apenas pasábamos de cien, pero desde que llegamos vimos que había organizaciones sin fines de lucro dispuestas a ayudarnos a buscar trabajo y a adaptarnos”, explica a Efe el cubano, que vive desde hace 17 años en la zona.
Y fue precisamente ese sentimiento de solidaridad que experimentó al llegar a Louisville el que le llevó años más tarde a crear su periódico, que busca educar y orientar a los inmigrantes nuevos y pasó de tener una tirada de 1 000 copias a más de 10 000.
“Yo quería encontrar una forma de ayudar y educar a la comunidad, incluyéndome a mí, para saber qué se debe hacer y qué no, o cómo abrir una cuenta en el banco o comprar un seguro de carros. Las cosas que son nuevas para los cubanos que no conocen este sistema y también ayudar a mantener nuestras raíces y unida a la comunidad”, dice Fuentes.
De acuerdo con Rhonda Buchanan, directora del programa de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Louisville, organizaciones sin fines de lucro como Kentucky Refugee Ministries, que ayudan desde octubre a cerca de 800 cubanos a instalarse en la región, juegan un papel fundamental en el proceso de asimilación de los inmigrantes.
Emily Brandon, directora de programas de fuerza laboral global de la Cámara de Comercio de Louisville, asegura que factores como el costo de vida, los salarios y las oportunidades de negocios comparadas con otras ciudades con alto porcentaje de población cubana juegan un papel fundamental en el crecimiento de esta comunidad en la zona.
“Louisville no tiene un mercado tan saturado como otras ciudades, como Miami, aunque ofrece una zona de confort que permite que se desarrollen negocios y salgan adelante en mejores condiciones”, explica a Efe Brandon.
Esta comodidad se traduce en beneficios económicos para la ciudad, pues, según datos del Censo, en 2012 los negocios latinos emplearon a 1 904 personas y generaron 624 millones de dólares en ventas.
“Algo que está ocurriendo en Louisville es que muchos de los inmigrantes que están viniendo en la zona lo hacen no solo por mejores oportunidades de empleo, si no también para crear empleos a través de sus negocios”, se congratula Brandon.
(Marcela Cortés/EFE)