José Daniel Ferrer: El Gobierno cubano 'odia' internet porque da poder


La verdad Jose Daniel que ustedes tienen un cono de helado en el cerebro: si da poder, ¿por qué no lo tienes, ni tus miles de seguidores, según tú? Tú tienes internet, el pueblo se conecta a la internet para "llamar a su familia", ¿cual es la excusa ahora? Sabes que, polfavol', este tu niño, no des más base por bola, sabes, ya cansaste, lo mismo que el Coco y la turba completa. MB 
------------------
DDC
"El Gobierno cubano sigue odiando internet" porque una persona con información es una persona con poder, dijo el martes el dirigente opositor José Daniel Ferrer al participar de una videoconferencia desde la Isla en el evento Cuba Freedom Internet (CFI) que se celebra en Miami.

En el panel, dedicado a la declaración de internetcomo un derecho universal por parte de la ONU, Ferrer señaló que el Gobierno de Raúl Castro considera "muy peligrosos" hasta "los pequeños espacios" que ha abierto para que los cubanos puedan conectarse a la red, reportó EFE.
"Siempre tienen en mente que un hombre con información es un hombre con poder y por eso no lo quieren (a internet)", subrayó.
El disidente hizo votos e instó a seguir luchando para que "muy pronto" pueda haber internet "por toda Cuba", "en los hogares y en los teléfonos móviles" y "al alcance de todos".
Además se preguntó si entre tanto será posible "burlar toda censura, todo obstáculo" con ayuda de técnicos y especialistas como los que se han juntado en esta conferencia en Miami, a la que elGobierno cubano ha acusado de querer promover el uso de internet como "arma de subversión" dentro de la Isla.
El lunes, en coincidencia con el inicio de la conferencia en Miami, la directora general para Estados Unidos del Gobierno cubano, Josefina Vidal, denunció que desde Cuba es imposible acceder por internet a "decenas de sitios" de ese país vecino que "son importantes" para el desarrollo de la Isla.
Tales declaraciones tuvieron eco entre los participantes en la Cuba Freedom Internet, que ha sido atacada también por la prensa oficial de la Isla incluso antes de dar comienzo la cita.
Iliana Hernández, creadora de Lente Cubano, y Eliécer Ávila, fundador del movimiento político Somos+, coincidieron en que detrás de este "intento de desviar la atención" de los problemas reales en Cuba se esconde la voluntad del régimen cubano de "mantener el poder".
Un poder de control, precisó Ávila a EFE, que "ha dependido siempre de que el cubano esté desinformado y que no pueda interrelacionarse ni organizarse".
En el mismo panel, Rosa María Payá, del movimiento Cuba Decide, resaltó que "ser libre no es algo natural" en la Isla y que internet ayuda a la libertad incluso aunque la mayoría de los cubanos solo puedan conectarse en los "súper censurados puntos WiFi" instalados por el monopolio estatal ETECSA.
El grafitero Danilo Maldonado "El Sexto", por su parte, destacó la faceta de "escudo" que también tiene internet.
Según dijo, cuando transmite en directo en vídeo por Facebook desde las "zonas Wifi" los agentes de la Seguridad del Estado se le acercan y cuando les dice que les van a ver en todo el mundo "no dan la cara, se viran y siguen caminando".
Cuba es, según la organización no gubernamental Freedom House, el país más restrictivo de América en tecnologías de la información y la comunicación y además tiene una de las tasas más bajas de penetración de internet en el mundo.
Ataques desde la prensa oficial
Un artículo del bloguero oficialista Iroel Sánchez publicado este miércoles por el diario estatalGranma vuelve a cargar contra el evento Cuba Freedom Internet al ponerlo de ejemplo del "uso de la Red de redes como herramienta de subversión" que "lejos de disminuir se incrementa".
Ataca lo que considera un "sistema de publicaciones en internet, con financiamiento externo" que ha sido construido en los últimos años "para que operen al interior de las instituciones como Caballos de Troya en función de los intereses norteamericanos".
Asimismo, critica que desde Estados Unidos se destina dinero a imponer lo que su autor considera "libertad de expresión a la carta" y que las iniciativas de "becas, viajes y medios de comunicación" son "solo para quienes sirvan a los intereses de dividir y enconar".
Según el artículo, los que califica de "ideólogos imperiales han estructurado en internet un abanico de proyectos que abarcan desde lo cultural y lo académico hasta el humor político, el periodismo sensacionalista, el comunitario y el literario".
Para su autor, "todos coinciden en una base ideológica común: el ataque a las instituciones, las organizaciones sociales y de masas y sus líderes, así como la exhibición malsana de las carencias que la propia política estadounidense de bloqueo lleva más de cinco décadas ocasionando al pueblo cubano".
"Esos proyectos —añade— han venido a renovar la vieja propaganda contrarrevolucionaria en el nuevo escenario, con la 'virtud' de poner nuevos rostros a la desgastada guerra sicológica contra Cuba".
Critica a aquellos colaboradores de estos medios que "llegan a argumentar su participación allí como parte de su realización profesional" y justifica que lo hacen por la "remuneración" que las publicaciones estatales "no les pueden brindar".
"Desde esos nuevos espacios se ha emprendido un ataque a fondo contra los periodistas cubanos, su organización gremial, la UPEC, y el Partido, pretendiendo utilizar como quinta columna una especie de aristocracia mediática dependiente económicamente de la estrategia norteamericana que ahora se disfraza de 'nuevos medios'", continúa.
Defiende que "las instituciones cubanas tienen el derecho legítimo de adoptar las medidas correspondientes" ante lo que califica "una práctica periodística tendenciosa marcada por la superficialidad, la descontextualización y la inexactitud, que sirve a la guerra mediática y a los que aspiran a desmontar el socialismo" en la Isla.
No obstante, asegura que "el Estado revolucionario ha hecho y hará todo lo posible por incrementar la conectividad al servicio de los cubanos".
"Es algo que ningún programa subversivo hará detener y seguirá siendo impulsado de manera decidida en la medida que los recursos disponibles lo permitan", argumenta, y pone como ejemplo la creación de la plataforma oficialista de blogs Reflejos.
Según el artículo, en cuanto esta plataforma se creó, "los blogs cubanos dejaron de ser noticia para la maquinaria mediática hegemónica y surgió un nuevo producto: los medios alternativos".
"Por arte de magia lingüística, lo alternativo ha dejado de ser aquello donde escasea el dinero y se critica la ideología dominante(…) para convertirse en la promoción de la restauración capitalista y el ataque marcado contra nuestro Partido y su papel dirigente de la sociedad cubana".
Para Iroel Sánchez, los medios alternativos son Telesur y RussiaToday, sitios como Rebelión yCubainformación, que no cuentan "con apoyo de gobiernos miembros de la OTAN ni les llueve el dinero de ONGs vinculadas a Washington".
"La hazaña de construir una sociedad alternativa al capitalismo en las fauces del imperialismo más poderoso de la historia ha tenido y tendrá una prensa alternativa", señala el artículo. Y concluye afirmando que "los verdaderos alternativos" son los medios estatales, así como "los revolucionarios cubanos y quienes los acompañan en esta lucha en todo el mundo".