Tres sancionados en Miami por organizar matrimonios fraudulentos con cubanos


“Es un delito federal casarse con el fin de evadir las leyes de inmigración vigentes en nuestra nación”, dijo el Fiscal Federal, Wilfredo Ferrer, en una nota de prensa divulgada este miércoles.
La jueza, Joan A. Lenard, del Tribunal Federal de Distrito del Sur de la Florida, con sede en Miami, condenó a penas de entre 4 años y ocho meses de cárcel a tres personas encontradas culpables de organizar matrimonios fraudulentos entre cubanos con personas de otras nacionalidades, para obtener ilegalmente beneficios que otorga la Ley de Ajuste Cubano.

El pasado 19 de julio un jurado federal declaró culpables a Odalys Marrero, de 51 años y Rolando Mulet, de 62, ambos vecinos de Kendall, así como Javier Manejías, de 51 años, vecino de Antioch, Tennessee.
La jueza Lenard impuso el lunes cuatro años de cárcel y tres años de libertad supervisada a Marrero y Mulet y ocho meses de prisión y un año de libertad supervisada a Manejías.
“Es un delito federal casarse con el fin de evadir las leyes de inmigración vigentes en nuestra nación”, dijo el Fiscal Federal, Wilfredo Ferrer, en una nota de prensadivulgada este miércoles.
Según los cargos de la Fiscalía, que resultaron probados durante el juicio, entre diciembre de 2009 y julio de 2014 los organizadores Odalys Marrero y Rolando Mulet reclutaron a naturales cubanos con derecho a solicitar la residencia permanente legal (que la legislación de 1966 generalmente otorga a los cubanos al año y un día de permanecer en el territorio de Estados Unidos) para que se casaran, dinero por medio, con los extranjeros, burlando las leyes de inmigración.
Marrero y Mulet cobraban a los extranjeros una comisión por organizar los matrimonios fraudulentos, notarizar las licencias matrimoniales, completar los trámites de inmigración y preparar a los co-conspiradores para sus entrevistas con funcionarios del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS).