No soy moderno


Por Juan Valdés (Del blog de Juan Valdés)

No soy moderno, no me retrataré jamás haciendo gestos con los dedos, ni sé qué significan, no oiré rock, ni rap, ni hip hop, y siento recelos del estridente y bárbaro tambor.

No soy moderno, no discuto los siete días de la creación, ni que existe el bien con sus seres , el mal con los suyos.Creo en los exorcismos, y en tronos, serafines y querubines, en dominaciones, virtudes y potestades, principados, ángeles y arcángeles.

No soy moderno, mi corte de cabello será siempre el adecuado, me tiño sí y todavía uso brillantina y peine , mi ropa es negra, gris, azul, blanca, la mezclilla con fines prácticos, y el resto de la gama cromática, me asusta, he envejecido o terminaron mis eras de rebeldía que no fueron nunca estridentes. Mi mayor rebelión fue contra mi cabello tan crespo y mi color demasiado moreno.

No soy moderno, el pantalón se lleva a la cintura y el tiro largo, los zapatos van lustrados, no uso tenis , ni pans, no admiro la ropa de las estrellas del momento, no las sigo , ni veo telenovelas, ni voy a conciertos, las multitudes me asfixian, siempre uso camiseta y calcetines, cinto, aunque no lo ocupe, este abultado vientre no deja que nada se caiga.
 No soy moderno, no encuentro mi talla, comprar ropa es un tormento, que va de XL a XXL, no uso estrech, ni enjuto, ni volado.

No soy moderno, dormir y comer, son placeres vitales, rumiar libros que ya he leído, no compro otros, son caros, y no sé si están en el index librorum prohibitorum , es broma esto, je je je, pero igual jamás leería sobre temas como marxismo o literatura erótica, pero si tengo El Decamerón hasta en audilibro ,añoro los obscuros scriptoriums, y las iluminaciones me fascinan, los libros sin imágenes o letras capitales son grises, tediosos, aunque puedan ser interesantes.

No soy moderno, uso el internet, pero no compro en el, ni hago transacciones, ni hago citas amorosas (¿eso qué es?), ni me sirve para palpar , oler, degustar, sentir, pero me permite aislarme, y regodearme en mi cualidad misántropa, la adoro, porque no daña, ni me daña. Me permite vivir en mi claustro, sin ser molestado.

No soy moderno, mi mente sigue en la guerra fría, y reconozco la izquierda y la derecha. Mi pánico , me lleva a los extremos del macartismo, la libertad, debe tener vigilancia, o será peligrosa.

No soy moderno, no me van ideologías de género, ni lobys, cada cual es lo que es, y debe serlo sin publicarlo; hay que saber bañarse en el río que sea, pero la ropa , hay que guardarla, no se moja.

No soy moderno, no quiero serlo, no me gusta, soy yo, y eso me basta.


Juan A.Valdés César.