Obama emite una directiva para hacer 'irreversible' su política hacia La Habana


DDC

El presidente estadounidense, Barack Obama, emitió este viernes una directiva presidencial con la que busca "consolidar" los avances en la relación con La Habana e intenta que sean "irreversibles", reporta EFE.

"Persisten desafíos —y diferencias muy reales entre nuestros gobiernos en asuntos como democracia y derechos humanos—, pero creo que el compromiso es la mejor manera de abordar esas diferencias y avanzar en favor de nuestros intereses y valores", dijo Obama, a solo tres meses de terminar su mandato.
Al mismo tiempo, su Gobierno anunció nuevas flexibilizaciones al embargo económico a Cuba, dirigidas a aliviar restricciones al comercio y los viajes, impulsar la investigación médica conjunta y ayudar a mejorar la agricultura y la infraestructura de la Isla.
En una conferencia telefónica con periodistas, un alto funcionario de la Casa Blanca explicó bajo anonimato que la importancia de una directiva presidencial como la emitida este viernes por Obama (que no necesita aprobación del Congreso) es que sustituye a cualquier otra previa sobre Cuba y pasa a ser el "manual" de actuación para el actual Gobierno y los próximos.
Según el alto funcionario, esta directiva "formaliza" la nueva política hacia Cuba e "institucionaliza" los cambios adoptados, al establecer, además, el papel y responsabilidad de cada agencia gubernamental en la nueva era de la relación bilateral.
La directiva presidencial "abarca a todo el Gobierno para promover el compromiso con el pueblo y el Gobierno cubano y logra que nuestra apertura a Cuba sea irreversible", dijo Obama.
"El progreso de los últimos dos años, reafirmado por la medida de hoy, debería recordarle al mundo de todo lo que es posible cuando miramos juntos al futuro", añadió.
La directiva reitera que Washington no buscará "un cambio de régimen" en la Isla, según la AFP.
Nuevas disposiciones para flexibilizar el embargo
En cuanto a las nuevas disposiciones para aliviar el embargo, fueron anunciadas por los departamentos de Comercio y del Tesoro, y entrarán en vigor el próximo lunes, una vez sean publicadas en el Registro Federal de Estados Unidos.
Bajo las nuevas normas, se facilitarán los proyectos conjuntos de investigación médica entre ciudadanos estadounidenses y de la Isla, y se podrán importar a Estados Unidos productos farmacéuticos de origen cubano aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés).
Además, los estadounidenses autorizados podrán ofrecer servicios relacionados con el desarrollo, reparación y mantenimiento de infraestructuras en Cuba.
Asimismo, se permitirá a los viajeros estadounidenses importar sin límites, para uso personal, tabaco y ron cubanos.
En cuanto a la agricultura, Estados Unidos podrá exportar a la Isla artículos como pesticidas o tractores que ya no estarán sujetos, como otros, a restricciones de pago en efectivo o por adelantado.
Por otro lado, queda eliminada la restricción que impedía a ciertos buques extranjeros que habían tocado puerto cubano entrar en Estados Unidos para propósitos de carga o descarga en un plazo de 180 días.
El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, indicó en un comunicado que las flexibilizaciones anunciadas permitirán "una mayor colaboración científica, subvenciones y becas, contacto entre ambos pueblos y el crecimiento del sector privado" en Cuba.
"Estas medidas tienen el potencial de acelerar el cambio constructivo y crear mejores oportunidades económicas para los cubanos y los estadounidenses", opinó Lew.
Desde el inicio del proceso de normalización de las relaciones bilaterales en diciembre de 2014, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha adoptado varias medidas ejecutivas para relajar el embargo económico sobre Cuba.
El levantamiento completo del embargo depende del Congreso.