La Casa Blanca ratifica la prohibición de entrada a musulmanes de siete países