Gobernador Scott se apresta a revisar con lupa el presupuesto estatal


11 de mayo de 2017 - 17:05  - Por JESÚS HERNÁNDEZ
La máxima autoridad del estado podría vetar el cómputo completo, aunque ello le podría significar una peligrosa derrota en ambas cámaras del Congreso/Diario La Américas
MIAMI.- Tras otro viaje repentino a Washington, el gobernador Rick Scott regresa a casa en la Florida y se apresta a revisar con una lupa el presupuesto de 82.400 millones de dólares que fue aprobado por el Congreso estatal de mayoría republicana el lunes pasado.
De hecho, el Gobernador, cuyas solicitudes fueron prácticamente desatendidas por sus compañeros de partido en el Congreso, podría vetar algunos apartados o inclusive desaprobar todo el presupuesto.
Si esto sucediera, el veto pondría en riesgo el funcionamiento del Gobierno estatal por primera vez en 25 años y una sesión extraordinaria del cuerpo legislativo tendría que ser autorizada.
“No he tomado una decisión aún”, comentó a la prensa en Washington, antes de abordar el avión que lo conducía a Tallahassee.
“Haré lo que he hecho en estos seis años: definir lo que es bueno para el estado. Eso no me preocupa. Lo que me preocupa es la gente que represento”, aseguró.
Perspectivas
De los 82.400 millones aprobados hay ciertos apartados que podrían incluso poner en riesgo la reputación del Gobernador, como algunas de la solicitudes más significativas de la máxima autoridad del estado.
Por ejemplo, el Gobernador pidió 100 millones de dólares para promover el turismo y sólo obtuvo 25 millones. También pidió 85 millones para promover la empresa privada, como maquinaria creadora de empleos, y recibió cero. Inclusive solicitó 200 millones para acelerar las obras de reparación del dique que circunda el Lago Okeechobee y también obtuvo cero.
Otro apartado que despierta controversia, inclusive la preocupación del Gobernador, es el acordado a última hora, y prácticamente a puertas cerradas en el Senado, sobre la educación pública: la propuesta aprobada HB7069 que provee 234 millones para realizar pagos extras a profesores y directores de escuelas destacados pero limita a 140 millones la subvención del programa Schools of Hope, que ayuda en gran medida a colegios con problemas de aprendizaje, a través de incentivos en la nuevas escuelas semiautónomas, tipo chárter.
Durante sus múltiples presentaciones las últimas dos semanas, en varias localidades del estado, incluyendo Miami, Scott recordó que tiene el poder del veto para impedir que “ciertos acuerdos dañen (lo que considera) la creación de empleos”.
De hecho, si Scott veta el presupuesto, el Congreso estatal tendría que volverse a reunir antes del 30 de junio, cuando caduca el actual año fiscal, y acordar un presupuesto que complazca las expectativas del Gobernador u optar por alcanzar las dos terceras partes de la votación, en ambas cámaras, para invalidar el veto del poder ejecutivo.
Y es ahí donde precisamente radica el gran peligro para Scott: vetar un presupuesto que podría ser aprobado por amplia mayoría por segunda vez: la Cámara baja lo aprobó 98 a 14, mientras el Senado hizo lo mismo 34 a 4, denotando un fuerte entendimiento bipartidista que el Gobernador no esperaba y podría fácilmente repetirse.